Victoria Tolosa Paz y destacadas figuras del arco político, religioso y artístico, encabezaron un sentido homenaje al Padre Mugica

El ND Teatro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue nuevamente escenario de un destacado homenaje a una de las personalidades más admiradas, queridas y respetadas y que ha dejado un legado indeleble en todo el pueblo argentino.

«Padre Mugica, una vida para el pueblo», fué el título del evento que ofreció una mirada íntima sobre la vida y el impacto del Padre a nivel social y político en la Argentina, a través de material audiovisual inédito, música en vivo, teatro, fotografía y conmovedores testimonios en primera persona.

En el lugar la diputada nacional de Unión por la Patria, Victoria Tolosa Paz, una de las organizadoras del mismo, celebró la oportunidad de poder impulsar este tipo de homenajes, y valoró como mensaje “la importancia de recordar y seguir siempre el ejemplo de Mugica en la lucha contra las injusticias y la búsqueda de una patria justa, libre y soberana”.

«Si el Padre Carlos Mugica estuviese con nosotros, nos alentaría a diario a combatir las injusticias contra los jubilados, el pueblo trabajador y los más necesitados que hoy encarna el gobierno nacional», afirmó, recordando las palabras del Papa Francisco en su reciente carta enviada durante la Misa del Luna Park, donde el pontífice resaltó el legado de Mugica en el fortalecimiento de las comunidades organizadas para luchar contra las injusticias.

La primera gran emoción de la noche en el ND Teatro se vivió cuando Lidia Rolón, una de las vecinas más representativas del barrio Carlos Mugica en la Villa 31, ingresó a la sala colmada y subió al escenario para ofrendar los zapatos que el Padre llevaba puestos el 11 de mayo de 1974, día en que fue brutalmente asesinado.

Luego el actor Pablo Razuk cautivó al público con una representación teatral con monólogos sobre las vivencias de Mugica durante su tiempo como representante activo de la iglesia en los barrios humildes, recibiendo una cerrada ovación por su emotiva actuación, más aún cuando invitó a escena al amigo personal del padre, Ricardo Capelli, Fernando Galmarini, Florencia Solano y Gabriel Mariotto, quienes brindaron testimonios inéditos recordando su trabajo en los barrios populares y villas.

Sobre el escenario también estuvo el reconocido actor Victor Laplace, quien leyó e interpretó acompañado de una recreación sonora de la época un texto de Carlos Mugica narrando las sensaciones que tuvo sobre él el bombardeo y el golpe de la Revolución Libertadora de 1955.

Las emociones continuaron con una charla encabezada por los curas de las villas Domingo Bresci, Ignacio «Nacho» Bagattini, Lorenzo «Toto» De Vedia y la hermana Patricia Ataria, quienes destacaron la relevancia continua de las ideas de Mugica en el contexto actual y reivindicaron su figura como símbolo de solidaridad y entrega a los más necesitados. Anunciaron, además, su intención de elevar a la Iglesia Católica un pedido de canonización de Carlos Mugica, basados en una serie de milagros atribuidos a él.

«Me siento privilegiado de estar en el barrio de Carlos Mugica y de ser testigo de los milagros que provoca en la gente que nos visita», expresó el Padre «Nacho» Bagattini, su sucesor al frente de la parroquia de Cristo Obrero en la Villa 31. «Lo más importante que tenía Mugica era el compromiso con el pueblo y sentir en carne propia sus alegrías, inquietudes y tristezas», añadió.

El evento también incluyó exposiciones de libros, dibujos, fotografías y publicaciones alusivas, así como bloques musicales donde se interpretaron canciones representativas como “La vida como viene”, del Padre Damian Reynoso.

También estuvieron presentes la cantante Adriana Varela; los diputados nacionales Eduardo Valdez, Hilda “Beba” Soria, Ricardo Herrera, Carolina Gaillard y Pablo Todero; el ministro de Desarrollo Social de la provincia de Misiones, Fernando Meza, y los ex funcionarios Gabriel Mariotto; Julián Domínguez y Juan Manuel Abal Medina; entre otros.