Según el Observatorio de la deuda Social de la UCA, más de 4,5 millones de chicos y adolescentes tuvieron privaciones alimenticias en 2023

Tres de cada diez niños, niñas y adolescentes (NNyA) menores de 17 años padecieron inseguridad alimentaria en 2023, lo que significa haber reducido la dieta de alimentos en los últimos 12 meses por problemas económicos de sus familias.

En tanto, uno de cada tres de esos chicos y chicas lo sufrió en condiciones severas, o sea, han padecido hambre, según el Informe “Ayudas alimentarias directas e indirectas a la niñez y adolescencia urbana (2023) del Observatorio de la deuda Social de la Universidad Católica Argentina.

Sobre 14 millones de NNyA, esos porcentajes equivalen a 4,6 millones chicos que tuvieron privaciones alimenticias y más de 1,5 millones directamente hambre.

Estos datos fueron difundidos por el Observatorio de la UCA “en el marco del inicio de una nueva gestión de gobierno, una profundización del proceso inflacionario y salarios en promedio muy por debajo de los índices inflacionarios, y estimaciones de la pobreza infantil que llegan al 71% , según calculó Unicef, 2024.

De aquí se desprende que esos indicadores podrían haber empeorado en estos primeros meses de 2024 por el aumento del valor de la línea de indigencia y el recorte que han sufrido muchos comedores populares.

El Informe señala que la insuficiencia alimentaria aumentó del 21,7% en 2017 al 32,2% de los NNyA en 2023 y la insuficiencia alimentaria severa pasó del 9,6% al 13,9% en 2023.

Estos indicadores –señala el Informe de la UCA- se intensifican a medida que baja el estrato socioeconómico y en los aglomerados de CABA y GBA y otras áreas metropolitanas del interior del país.

La alimentación gratuita en las escuelas (42,9%), las cajas y bolsones de alimentos (36,7%) y la Tarjeta Alimentar (44%) son las ayudas más populares orientadas a los NNyA. Al mismo tiempo, la asistencia a los comedores comunitarios y entrega de viandas alcanzaba al 11,1%, en 2023.

De este análisis, dice el Informe, recibir cualquier tipo de ayuda alimentaria es más probable que impactaría en NNyA que van a escuelas estatales, con madres desocupadas y jóvenes y que viven en hogares pobres. Una de las poblaciones más desprotegidas frente a la inseguridad alimentaria y en ausencia de comedores comunitarios es la adolescente, no beneficiaria de la AUH ni de la TA, y en situación de pobreza.

Las principales ayudas a los NNyA son :

Tarjeta Alimentar (TA): Puesta en funcionamiento desde 2020, es una transferencia de ingresos para hogares con niños/as entre 0 y 14 años perceptores de la Asignación Universal por Hijo (AUH).. En Enero de 2024 las familias con 1 hijo recibieron un monto de $33.000, aquellas con 2 hijos $51.750 y aquellas con 3 o más $68.250.

Alimentación escolar: Se trata de la alimentación gratuita presente en los tres niveles educativos, en forma de copa de leche, refrigerio, almuerzo y merienda. Está destinada a lograr condiciones de nutrición y desarrollo en los niños/as y adolescentes que asistan a la escuela.

Viandas de comedores no escolares: Los comedores comunitarios prestan servicios alimentarios gratuitos y regulares a la población en situación de pobreza y vulnerabilidad social. Se establecen en entidades religiosas, gubernamentales y privadas. Dichas organizaciones brindan alimentos a las personas que concurren y también entregan viandas para llevar al hogar.

Caja/bolsón: son las transferencias de alimentos recibidas por algún miembro del hogar. Estas ayudas pueden ser provenientes de un establecimiento educativo o de otras organizaciones públicas o privadas.

Con información de Clarín