Se pone en marcha la supercomputadora Clementina XXI en el Servicio Meteorológico Nacional, con la presencia de Filmus y Taiana

La puesta en marcha tendrá lugar hoy miércoles 27 de septiembre, a las 10.30 horas, en dicha sede. Se trata de una de las cien más poderosas del mundo, y será de uso abierto y compartido a todo el Sistema de Ciencia y Tecnología nacional. Argentina pasa a ser uno de los dos países de la región en poseer una.

Es un hecho, Argentina será uno de los países que disponen de una supercomputadora valorada entre las cien más poderosas del mundo. Después de anunciar su adquisición el año pasado por un valor de 1.740 millones de pesos, mañana miércoles 27 de septiembre, a las 10.30 horas, se pondrá en marcha la supercomputadora Clementina XXI en el Centro de Cómputos en el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), sito en Av. Dorrego 4019, CABA.

De uso abierto y compartido a todo el Sistema de Ciencia y Tecnología nacional, el dispositivo será un importante aporte a la ciencia, la tecnología y la innovación nacional. Estarán presentes los Ministros de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, y su par de Defensa, Jorge Taiana.

Clementina XXI fue adquirida en el marco de la Iniciativa Nacional de Supercómputo, implementada conjuntamente entre las carteras de Ciencia, de Defensa, el SMN y el CONICET, licitada por la empresa Lenovo y financiada por el Ministerio de Ciencia con fondos provenientes de un crédito del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

La supercomputadora, que tiene una potencia de cómputo que hoy la ubicaría en el puesto 82 del ranking mundial, es cuarenta veces más potente que la computadora más poderosa instalada hoy en el país, Huayra Muyu, utilizada por el SMN para hacer su pronóstico operativo.

Son indispensables para estudios de genómica, diseño de fármacos, nuevos materiales, diseño industrial, modelado de cuencas petroleras y gasíferas, el desarrollo de la inteligencia artificial y la ciencia de datos, el modelado de sistemas complejos, la confección de pronósticos meteorológicos, entre otras cosas.

El nombre de la supercomputadora se inspira en “Clementina”, la primera computadora de uso científico que se instaló en el país en 1960, bajo la gestión del científico y matemático Manuel Sadosky, dado que hoy representa un nuevo salto cualitativo en el sistema científico tecnológico nacional.