Reunión de senadores de Unión por la Patria con la CGT: “El plan del Gobierno es aplastar el salario del trabajador”

Horas antes de la reunión de autoridades de la Confederación General del Trabajo en Casa Rosada con el ministro del Interior, Guillermo Francos, el interbloque de senadores nacionales de Unión por la Patria, encabezado por su presidente José Mayans, se reunió este miércoles con la conducción de la CGT, para analizar la compleja situación nacional.

En la reunión, realizada en la sede sindical de la calle Azopardo, Mayans, junto a los miembros del interbloque, marcó su respaldo al reclamo cegetista por la homologación de los acuerdos paritarios, firmados en los últimos días, y criticó las “políticas antipopulares” de la actual administración de Javier Milei.

El formoseño alertó sobre el delicado contexto político-social y señaló que “es obligación nuestra, como representantes de las provincias, y de ustedes, como representantes de los trabajadores (por los sindicalistas), luchar con convicción por el país, la patria y el mundo que queremos, con nuestras banderas que son: independencia económica, soberanía política, justicia social y la integración latinoamericana”.

“Esa es la lucha de todos nosotros y también de los gobernadores”, indicó. Y agregó que, “como bloque, nosotros no vamos a tratar ningún proyecto que vaya en contra de los trabajadores, como es el proyecto de Impuesto a las Ganancias”.

Al término del encuentro, expresó su “preocupación por las políticas públicas del Gobierno nacional que afectan a los trabajadores” de todo el país. “El plan del Gobierno es aplastar el salario del trabajador”, sentenció el formoseño.

Además de Mayans, por la bancada participaron la vicepresidenta del interbloque UP, Anabel Fernández Sagasti; la presidenta del bloque Unidad Ciudadana, Juliana di Tullio; Guillermo Andrada, Daniel Bensusán, Eduardo “Wado” de Pedro, María Eugenia Duré, Silvina García Larraburu, María Celeste Giménez Navarro, Nora Giménez, María Teresa González y Alicia Kirchner.

También fueron de la partida Sergio Leavy, Carlos Linares, Cristina López, Florencia López, Juan Manzur, Sandra Mendoza, Carolina Moisés, Gerardo Montenegro, José Neder, Oscar Parrilli, María Inés Pilatti Vergara, Mariano Recalde, Fernando Rejal, Fernando Salino y Silvia Sapag.

Por el Consejo Directivo de la CGT, estuvieron Héctor Daer, Abel Furlán, Jorge Sola, José Luis Lingeri, Gerardo Martínez, Carlos Acuña, Hugo Moyano, Andrés Rodríguez. Cristian Jerónimo, Mario “Paco” Manrique, Julio Piumato y Noé Ruiz.

A su turno, Daer agradeció los legisladores por el “rol importantísimo” que tuvieron en el rechazo del decreto de necesidad y urgencia 70/2023 y destacó que “ese paso fue y sigue siendo fundamental, más allá de la suerte que pueda tener el DNU en la Cámara de Diputados, porque también nos da la posibilidad de construir un escenario donde se puedan frenar todas las instancias legislativas que vuelvan a aparecer y que son una amenaza no solamente contra los derechos laborales y sindicales, como fue el capítulo 4 del decreto 70/23, sino sobre muchísimos sectores de la sociedad en su conjunto, sobre el patrimonio del Estado, sobre el Estado mismo”.

Además, remarcó la importancia de la unidad del campo popular en el contexto actual. “Que estemos juntos es fundamental”, reconoció el dirigente, al inicio de la reunión, y sostuvo que “debemos construir una alianza fundamental” para frenar los embates contra los trabajadores y los intereses nacionales.

Alertó sobre el problema que atraviesa el sector laboral ante la negativa del gobierno nacional de homologar los convenios colectivos acordados con las patronales. “La no homologación de nuestros convenios colectivos nos genera complicaciones absolutas y nos puede llevar a la destrucción del único instrumento de equidad que existe en nuestro país que es el convenio colectivo marco, que nos da igualdad de salarios y de condiciones de trabajo a todos los trabajadores y las trabajadoras donde sea que se encuentren”.

A su turno, la presidenta del bloque Unidad Ciudadana, Juliana di Tullio, expresó “preocupación” por la “nueva versión de la ley ómnibus” del gobierno, con la que vuelve a atacar a la protesta social “con un esquema represivo y penal”. “Nosotros venimos a acompañarlos en la defensa de las trabajadoras y trabajadores, contra el brutal ajuste que aplica el gobierno”, sostuvo la bonaerense, ante los sindicalistas.

Por su parte, Recalde explicó que la intención del interbloque es plantear una agenda propositiva para “impulsar iniciativas para el mundo laboral que favorezcan a las trabajadoras y los trabajadores”, además de mantener una política en defensa de los derechos laborales y sindicales adquiridos a lo largo de la historia.