Removieron a Alfredo Olmedo de la presidencia del Parlasur

Por graves irregularidades institucionales, el libertario Alfredo Olmedo fue removido de su cargo como presidente pro témpore del Parlasur. Continuará en la función de parlamentario para la que fue elegido por Salta. Mientras que la presidencia será ocupada por Fabiana Martín, representante también de la Libertad Avanza

Luego de una sesión extraordinaria impulsada por Argentina, Brasil y Uruguay, el pleno del parlamento acompañó la decisión soberana de la delegación de nuestro país e invistió a Fabiana Martin como vicepresidenta de la delegación Argentina y presidenta del Parlasur para el año 2024. Con 50 votos a favor, 12 en contra y 4 abstenciones la parlamentaria libertaria fue confirmada en ambas funciones.

En el mes de marzo, Olmedo había abusado de sus funciones excluyendo a parlamentarios de comisiones de forma arbitraria. Asimismo, en la sesión ordinaria de ese mes impuso la presencia de personal de seguridad en los ingresos al recinto generando fuertes tensiones y hasta situaciones de contacto físico indebido con parlamentarios y parlamentarias de Brasil y Paraguay que lo denunciaron públicamente durante la sesión. «Para completar el cuadro de inadecuaciones y conductas despóticas, quitó los micrófonos de los atriles de los parlamentarios impidiendo que pudieran expresarse de manera libre, condición natural y necesaria de toda institución de representación», recordaron en Unión por la Patria.

El repudio generalizado creció y ya en marzo, con la firma de 31 parlamentarios de Argentina, se había pedido el reemplazo de Olmedo en el cargo por la pérdida total de confianza en su gestión. Así se llegó a esta jornada y a su destitución. Su reemplazo, Fabiana Martín, será la primera presidenta mujer electa por el cuerpo de este organismo del Mercosur.

Según explicaron desde la delegación argentina, compuesta por parlamentarios de Unión por la Patria, UCR, Cambiemos y La Libertad Avanza, se espera poner fin a las tensiones y conflictos para poder enfocarse en la agenda parlamentaria.