Privatizaciones: el presidente electo habló de AySA y Galmarini defiende su gestión estatal

Dijo que ambos servicios esenciales eran cubiertos con una buena performance por el sector privado. Su intención sería privatizar ambas empresas. Malena Galmarini utilizó las redes sociales y diferenció la gestión estatal de la privada.

A menos de una semana de su victoria, el presidente electo, Javier Milei, volvió a dar detalles sobre las medidas que pretende llevar adelante, y anunció que en su lista negra de empresas estatales que pretende privatizar, se encuentran Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) y Ferrocarriles Argentinos.

En ese sentido, sin dar detalles sobre el rendimiento mientras las empresas estaban fuera de las manos del Estado, Milei aseguró que “AySA antes era Aguas Argentinas, privada, y funcionaba muy bien”, a la vez que sostuvo que “en la época que eran del sector privado” el sector ferroviario del país era el “mejor del mundo”.

Asimismo, el Presidente electo insistió, mientras anticipaba la privatización de Aysa, que su gestión nacional se regirá bajo la lógica neoliberal de que “todo lo que pueda estar en manos del sector privado, estará en el sector privado” y argumentó que “todo lo que hace el sector público, lo hace mal”.

En esa línea, Milei, reiteró que la privatización de AySA y otras empresas estatales son parte del ajuste fiscal de shock que pretende implementar para pagar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que llegar al déficit cero que reclama el organismo internacional.

El Estado tiene que honrar sus compromisos, eso quiere decir que va a pagar la deuda, con ajuste sobre las partidas del Estado, por ejemplo en obra pública“, señaló el libertario, que luego de llevar adelante la privatización de AySA, remarcó que licitará las construcciones en curso y explicó que “si nadie la quiere hacer significa que no tenían sentido”.

Es preciso mencionar que, la empresa estatal, Aysa, se encuentra en proceso de la construcción del Sistema Riachuelouna megaobra de ingeniería sanitaria que busca resolver la contaminación cloacal en las comunas del sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y 14 municipios del Conurbano bonaerense, y beneficiaría a más de 4,5 millones de habitantes.

Asimismo, la finalización del Sistema Riachuelo, del que se encarga Aysa, implicaría una mejora significativa en el servicio de cloacas en CABAAvellanedaEsteban Echeverría, Hurlingham, La MatanzaLanúsLomas de ZamoraMorón, San IsidroSan MartínTres de Febrero y Vicente López.

En ese marco, sta obra de Aysa, entre otras, tiene el objetivo de cumplir con un fallo de la Corte Suprema de Justicia dictado en el 2008 en la Causa Mendoza, que se originó por una demanda de los vecinos de Villa Inflamable por los altos niveles de contaminación acumulados por la falta de compromiso de 44 empresas ubicadas en la cuenca Matanza-Riachuelo.