Pacto de Mayo: Alberto Fernández le pegó a Milei y justificó su ausencia en Tucumán

La expectativa por la firma del Pacto de Mayo durante los primeros minutos de este miércoles en la provincia de Tucumán crece a medida que transcurren los minutos de este lunes. El presidente Javier Milei ya sabe quiénes van a acompañarlo y quienes no. En ese último grupo, las excusas y justificaciones abundan.

La invitación cursada desde el Ejecutivo nacional fue amplia: gobernadores, jueces de la Corte, senadores y diputados, políticos de segunda línea también fueron de ese grupo. Algunos, estarán, otros prefieren no ir como los expresidentes Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, quienes están en las antípodas de lo pretendido por Javier Milei.

La invitación fue cursada, además, a Isabel Martínez de Perón y Eduardo Duhalde, quienes también rechazaron la cortesía de participar del evento que encabezará el presidente junto, al quizás más relevante en cuanto a figura, Mauricio Macri, que le dará un guiño de confianza en pleno conflicto interno del PRO y el estallido generado con los bullrichistas.

Entre las excusaciones, aparece la de Alberto Fernández, quien desde las redes sociales y en medio de una causa judicial por los seguros contratados por su gestión, se ha transformado en uno de los acérrimos detractores de Javier Milei. El exmandatario, de vez en cuando, aparece por su cuenta de X mostrando números de economía para intentar comparar su gestión con los casi siete meses de Gobierno libertario.

En una extensa carta publicada en sus redes sociales, Alberto Fernández se dirige directamente hacia Javier Milei, donde agradece la invitación, pero hecha mano a una serie de argumentos políticos y económicos para apartarse de la firma. «Se pretende suscribir lo que el Gobierno nacional ha denominado el ‘Acta de mayo’, que conlleva un pacto en torno a una suerte de decálogo en el que se pretenden identificar objetivos que se acepten a modo de políticas de Estado», expresa en la misiva.

Y agrega: «Hace pocos días dijo (Milei) textualmente: ‘Amo ser el topo que destruye el Estado desde adentro’. Semejante afirmación deja al descubierto su objetivo de atentar contra las reglas que emanan de la Constitución Nacional en tanto ella no es otra cosa que el consenso social y político que en su momento dio vida al Estado en el que vivimos. En consecuencia, si usted busca ‘destruir’ el Estado inexorablemente busca también quebrantar los mandatos constitucionales en los cuales aquél se fundamenta».

Para Alberto Fernández, lo que desde el Ejecutivo han denominado el «Acta de Mayo» apela a que «sus posibles firmantes dicen ser ‘representantes de las Provincias Unidas del Sur’. Confieso que no conozco semejante institución. Se que nuestro Himno Nacional hace referencia a las «provincias unidas del sur porque fue escrito en 1812, cincuenta y un años antes de que nuestra Constitución Nacional fuera aprobada y en un contexto en el que el proceso independentista recién se iniciaba».

«El artículo 35 de nuestra Ley Fundamental admite que a nuestra Patria se la cite con las distintas denominaciones adoptadas sucesivamente desde 1810 (Provincias Unidas del Rio de la Plata, Confederación Argentina o República Argentina) pero aclara expresamente que en la formación y sanción de las leyes se emplearán las palabras ‘Nación Argentina’. Ese debería ser el modo en que debe tratarse al Estado Argentino en un pacto institucional como el que pretende suscribirse», argumenta el expresidente.

En otro párrafo dispara: «Ocurre que a la luz de su propósito de querer destruir el Estado Nacional, usted recurre a terminología de tiempos ‘preconstitucionales’ encubriendo la verdadera intención de desconocer la Constitución Nacional».

«También se afirma que los firmantes suscriben el acta ‘en nombre y por la autoridad del pueblo que representan’. Desconozco de dónde emana esa autoridad ¿Los pueblos de cada provincia fueron consultados para rubricar lo que parece ser una suerte de «pacto fundacional que tiene propósitos reformistas que exceden en mucho cuestiones meramente fiscales?», se cuestiona Alberto Fernández.

De manera punzante, y poniendo en dudas hacia dónde apunta Javier Milei con la firma, Fernández sentenció: «El texto del acta habla de «reconstituir las Bases de la Argentina. La base de la Argentina es nuestra Constitución Nacional. Si quieren ‘reconstituir’ esa base, ¿debo entender que busca obviar o reformar la Constitución Nacional?».

También considera que los diez puntos del Pacto de Mayo «pueden, por no especificarse, obviar normas constitucionales y dar lugar a la ejecución de políticas muy nocivas para el pueblo argentino, máxime si se tiene en cuenta que el Congreso Nacional acaba de delegar funciones legislativas en un presidente que dice ‘odiar el Estado'».

«Nadie, en su sano juicio, puede oponerse a que se respete la propiedad privada, a que se garantice una educación de excelencia o a que se propicie una reforma del sistema provisional que asegure sus sustentabilidad. Sin embargo, la propiedad privada (reconocida como derecho en nuestra Carta Magna) puede ceder por razones de utilidad pública. ¿Pretenden eliminar esa excepción? Otro tanto ocurre con la búsqueda de una educación de excelencia. Por lo que han sido sus políticas, es evidente que el Gobierno nacional no valora la educación pública y su idea es promover la educación privada repartiendo ‘vouchers educativos’. ¡Cuál es el camino que elegiremos para mejorar los niveles de la educación?», arengó.

Y siguió: «Finalmente, todos buscamos que el sistema previsional sea sustentable, pero ¿lo lograremos mejorando los aportes provisionales evitando el empleo irregular o promoviendo cuentas de capitalización individual administradas por fondos de pensiones?».

Sobre temas económicos, el expresidente expresa: «Otros objetivos también me llenan de dudas. Estamos de acuerdo con lograr el equilibrio fiscal. ¿Eso se logra reduciendo el gasto público al 25% del PIB como se dice en el acta? El gasto público en los Estados Unidos es cercano al 40% de su PIB. En el Reino Unido ronda el 45% de su PIB. En Alemania el gasto público se acerca al 50% de su PIB. En Italia, el gasto público supera el 55% de su PIB, En Francia, el gasto público ronda el 58% de su PIB. Podría seguir mostrando ejemplos de lo absurdo de ese objetivo. Pero no quiero dejar de destacar que buscar ese nivel de gasto Implicará inexorablemente una reducción brutal del gasto que afectará a las jubilaciones, a la salud y a la educación pública y a los servicios de seguridad y defensa. Debería consultarse a la sociedad si está dispuesta a soportar un ajuste más profundo al que ya se está sometida».

Y añade: «¿Cuál será la reforma impositiva que se propicia para promover el comercio y simplificar la vida de los argentinos? ¿Será una reforma que elimine ‘costos laborales’, potencie el impuesto a las ganancias sobre los salarios y alivie los impuestos de los más ricos reduciendo el gravamen a los bienes personales? Al fin y al cabo es exactamente eso lo que se ha hecho en los últimos seis meses».

«¿Qué se busca al propiciar una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal? Mucho me temo que se esté hablando de una reforma que promueva el trabajo formal quitando derechos laborales y haciéndolo más precario», dispara entre las líneas publicadas.

«Señalo también que el sistema de coparticipación federal puede ser reformado si todas las provincias lo acuerdan con el Estado Nacional. Pero niego rotundamente que sea un sistema extorsivo en tanto y en cuanto se distribuye de manera automática. La extorsión» puede ejercerla el Poder Ejecutivo Nacional restándole discrecionalmente recursos que puede distribuir a las provincias a cambio de que estas hagan o dejen de hacer algo que crean necesario. Es el arma que el gobierno nacional utiliza y que por lo tanto conoce muy bien. Por último, debería ser propósito de todos promover la mineria exigiendo que la explotación de nuestros recursos naturales no se haga con criterio extractivista y sin respetar condiciones ambientales. Nada de eso se dice el «acta» que pretende firmarse».

Para finalizar dice que «un ‘Consejo de Mayo’ llevará estas ‘ideas’ a la práctica. Pero observo también que actuarán bajo la invocación de las fuerzas del cielo y con el propósito último de concretar la refundación de la Patria. Una vez más, insisto, me preocupa que alguien quiera ‘refundar’ lo que ya los argentinos fundamos en 1853».