Massa anunció que desde enero los programas sociales pasan al programa de inclusión laboral

Desde el Ministerio de Economía, Massa detalló que, a partir de esa fecha, los programas sociales «van a tener capacitación laboral obligatoria, inscripción en las bolsas de empleo de cada una de las ciudades y de cada una de las gerencias de empleo, y el control de contraprestación, tanto en las unidades ejecutoras de desarrollo de programas productivos como en las actividades que desarrollen en provincias, municipios o empresas».

El funcionario indicó que esta medida, que será publicada mañana en el Boletín Oficial, implica «consolidar» en «paralelo» el programa Un Puente al Empleo, y por el que «aquel que tenga un programa social y pase a trabajar en una empresa va a mantener el beneficio durante un año, y el empleador va a tener que completar el salario de convenio».

Además, «para incentivar» que los empleadores «tomen a estos beneficiarios», no van a «pagar cargas sociales durante dos años de estos trabajadores».

Massa sostuvo que «el enorme desafío que recorre la Argentina es entender que trabajo y educación son los dos motores de movilidad social ascendente, y que generar oportunidades a aquellos que a lo largo de muchos años fueron excluidos por diferentes crisis económicas y sociales tiene que ser una barrera que rompamos para garantizar que la inclusión en el mercado de trabajo genere las oportunidades que los beneficiarios de programas sociales tengan definitivamente sus oportunidades».

«Es muy importante que generemos beneficios impositivos y eliminación de restricciones pero, sobre todas las cosas, garantía de oportunidades a los efectos de que la Argentina del trabajo sea una realidad para todos y todas los argentinos», subrayó Massa.

Después del anuncio, la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, destacó la medida al remarcar que «en la Argentina que viene tenemos que poner todo el esfuerzo en la inclusión laboral de todos los que hoy tienen un Potenciar Trabajo».