Martín Lousteau: «Si no daba quórum le daba las llaves a algunos para seguir negociando prebendas”

El presidente del Comité Nacional de la UCR, Martín Lousteau, tuvo el centro de las miradas en la previa y durante la sesión de la Ley de Bases que comenzó el miércoles y terminó cerca de las 8 de la mañana de ayer. El senador garantizó el quórum para tener la sesión y fue el único de los 13 legisladores radicales que votó en contra de la ley del oficialismo.

El radical explicó porque decidio bajar al recinto. “Si no daba quórum, era la chance de darle una semana más a los que negocian cosas para llevarse cosas y después sentarse a la semana siguiente», señaló en una extensa entrevista en Radio Con Vos donde insistió: «El no quórum, en general, es dilatar. Y lo vimos. Hubo algunos que no dieron quórum, pero a la hora de votar la ley, te levantaste y te fuiste. Lo que hubo en todo este proceso de amagues es que algunos se llevaron cosas. Entonces, no dar quórum es darle las llaves a algunos para seguir negociando prebendas”.

Además, defendió su pertenencia a la UCR y explicó por qué a pesar de votar en contra no se contradice con su cargo dentro de la estructura partidaria: “Soy presidente del Comité Nacional, y la mayoría está en contra de la ley. La Convención nacional, que preside Gastón Manes, está en contra. Hay un montón de radicales que no son diputados ni senadores. No hay un solo radicalismo”, sostuvo.

En esa línea, valoró el trabajo que hicieron sus compañeros de bloque en el Senado así como el del titular de ese espacio, Eduardo Vischi, aunque se diferenció al afirmar que no mira las leyes en forma aislada, sino que lo hace “en el contexto de la realidad”. Lousteau recordó que hay “una recesión descomunal”, habló de la pérdida del poder adquisitivo y de la caída de los indicadores económicos, y volvió a insistir con que en la Ley Bases como el paquete fiscal y los DNUs que firmó el Gobierno “no hay nada ni para los jubilados, ni para la educación, ni para reconstruir la obra pública, ni para las pymes”

“Con Bienes Personales, beneficia a los más ricos entre los más ricos. Y por otro lado, para la clase media, le da inestabilidad por el Impuesto a las Ganancias. Y para los jubilados no hay nada. La baja para Bienes Personales cuesta lo mismo de la suba mínima que le dio diputados a jubilados. El presidente habla de degenerados fiscales, y él elige ser conservador fiscal con los millones de jubilados y degenerado fiscal con los ricos entre los más ricos”, lamentó sobre la ley aprobada.

Y respondió las criticas por haber votado junto a los senadores kirchneristas al alertar por la “megapolarización”. “Cuando voto no miro para el costado, igual que no acepto presiones, ni de un lado ni del otro. Tengo un deber que es estudiar las cosas, leerlas, y después tomar una decisión e informar por qué tomé esa decisión”, sostuvo y remarcó: «Estuve dos años enteros solo en el Senado en pandemia peleandome con Cristina por un montón de cuestiones…».

«No sabemos quién tiene votos y quién no tiene votos. Lo veremos el año que viene. Lo que vemos hoy es producto de esta polarización, estamos asistiendo a una polarizción más grande que antes. La gente a la que le gusta Milei, son muchos, y los que lo odian, son muchos. Muchos de cada lado”, añadió Lousteau.

Y pidió al concluir: “El debate de la Ley Bases y el DNU se convirtió en simbólico. Si no te gustan, sos kirchnerista, si te gusta, ayudás al Gobierno. ¿Podemos mirar qué hay adentro?”.