La senadora Delmonte acusada de otorgar contratos con “retornos” asegura que es una maniobra de su ex marido

La senadora de La Costa por la UCR, Favia Delmonte, habló por primera vez del pedido de desafuero en su contra por presuntos contratos con “retornos”. La maniobra de desprestigio -iniciada hace ya dos años- respondería a una represalia en medio de su juicio de divorcio.

El pedido de desafuero que tramita por estas horas la Justicia contra la senadora provincial por la UCR, Flavia Delmonte, volvió a generar ruido en la Legislatura bonaerense, que es foco de varias investigaciones por el escándalo de las tarjetas de débito truchas de Julio “Chocolate” Rigau, y motivó el pronto descargo de la legisladora costera.  

Es que, el supuesto caso de corrupción por presuntos “retornos” denunciado por Yanina Arce, quien fuera la ex cuñada de Delmonte y su empleada hasta mayo del año 2020, recaló en el juez de Garantías de Dolores, David Leopoldo Mancinelli, donde se le dio inicio al pedido de desafuero.

Desde que se inició la denuncia, la senadora provincial se puso a disposición de la Justicia entendiendo desde un primer momento que la maniobra de desprestigio está relacionada de manera directa a su juicio de divorcio, ya que la denunciante tiene una relación directa con el ahora ex marido de la senadora.

De acuerdo al testimonio de la denunciante, la senadora costera le habría ofrecido un contrato a cambio de un “retorno mensual”. Sin embargo, como anticipó el medio Diputados Bonaerenses este miércoles, desde el entorno de la senadora explicaron que se trató de una maniobra política para “desprestigiar” a Delmonte.

En este sentido, Mancinelli consideró que para avanzar con la investigación criminal resulta necesario que el Senado bonaerense le retire los fueros a Delmonte, que debería presentarse en los tribunales de Dolores junto a dos de sus máximos colaboradores. Se trata de su asesor Kevin Alan Razimoff y de otro de sus empleados, Gonzalo Torrijo Fuertes.

“Esto fue en 2019, y el primer sueldo de ese momento de $31.000. Delmonte me dijo que sólo me correspondía $10.000. Trabajé en el local de Villa Clelia desde abril hasta julio, porque en agosto me internan. En septiembre la senadora se acerca a mi casa y me pide la tarjeta de cobro y ahí es donde ella se aumenta el sueldo de una manera abismal y empieza a cobrar hasta el mes de abril de 2020“, fue el testimonio de Arce, que destapó el caso este martes por la noche.

En las últimas horas, a raíz del vuelo que tomó la causa en los principales medios de comunicación de tirada nacional, la senadora bonaerense rompió el silencio que se le impuso por consejo de sus asesores legales y difundió una solicitada a modo de descargo.

Habló Delmonte sobre el pedido de desafuero

“Debido a la trascendencia mediática que se le ha dado a una denuncia que tramita en mi contra y a fin de evitar que se afirmen inexactitudes y mentiras quisiera expresar que la misma obedece a los hechos expuestos ante la Fiscalía en 2021 por una ex colaboradora, que además es hermana de crianza de mi ex esposo. Este conflicto se da en el proceso de mi divorcio y con marcado interés en perjudicarme políticamente. De manera equívoca los conflictos personales son utilizados por una tercera persona y se judicializan penalmente tergiversando datos, fechas, circunstancias de tiempo modo y lugar como así también se oculta una relación de amistad de más de 25 años”.

“Desde un primer momento (mediados de 2021) me he presentado ante la justicia a fin de estar a disposición de la misma, en el marco del texto legal y constitucional, no sólo para aclarar las cosas, sino también para hacer valer mis inalienables derechos, resulta curioso que esta denuncia ingresa unos días antes del armado de listas, donde me presenté para renovar mi banca en el Senado y no creo que esto sea precisamente una casualidad”.

“La solicitud de desafuero no ingresó a la Cámara de Senadores, ya que se encuentra en trámite en el juzgado correspondiente atendiendo a los plazos procesales de ritual”.

“Las personas que se encuentran mencionados y citados a prestar declaración son personas de honestas y de bien, que fueron y algunos aún son parte de mi equipo de trabajo y de militancia, demás está decir que ninguno es “ñoqui”, otros han sido colaboradores técnicos en el rol que me toca desempeñar como autoridad de una Comisión o trabajan en el territorio y otros ni siquiera formaron parte del despacho. Tristemente vemos cómo con total impunidad se los menciona y se los condena mediáticamente”.

“Para terminar, debo recalcar que no existe ningún delito, que lo aclararé en el ámbito que corresponde, que es la justicia y que luego de que termine este proceso, iniciaré las acciones correspondientes contra las personas que nos están calumniando e injuriando”.

“Lamento profundamente las odiosas comparaciones con otros casos y entiendo que, en el afán de la noticia y la primicia, todo se mezcle y amalgame, seguramente no con malicia pero sin dudas con el objetivo de difundir hasta cuestiones inexactas que sólo adunan en mancillar mi prestigio personal y político que es respaldado con más de 30 años de impecable y comprometida militancia de la que los vecinos del Partido de La Costa y la 5ta Sección Electoral son testigos. Sin embargo, estoy convencida de que se hará justicia”.

Cómo sigue la causa

En una resolución firmada el 16 de febrero pasado, el fiscal Mario Rafael Pérez consideró que hay elementos suficientes para sostener que al menos entre febrero de 2019 y diciembre de 2020 Flavia Delmonte, con Kevin Razimoff y un empleado de Diputados, Gonzalo Javier Torrijo Fuertes, habrían designado gente en el Senado a cambio de que estos resignaran parte de sus haberes. Esto les habría generado “un indebido beneficio patrimonial” de los acusados, “con afectación para la administración pública”.

El abogado de la senadora apeló la resolución del juez referida al desafuero. Marcelo Di Leo, consultado por TN, sostuvo que su defendida “ha estado a derecho desde el momento en que tomó conocimiento de la existencia de la denuncia, hace más de dos años”.

Razimoff y Torrijo Fuertes esta semana estaban citados a indagatoria, pero su defensa pidió postergar las audiencias. Plantearon que se ausentan del país unos días y que quieren analizar las pruebas.

“No hay ningún ñoqui en esta causa, somos todos trabajadores, y no tiene nada que ver con el tema de Chocolate”, explicó Razimoff al medio TN. Sobre las presuntas designaciones con “retornos”, explicó: “Somos compañeros de trabajo y en ese contexto, hay varias justificaciones. Con algunos comparto un camino de militancia desde chicos y con otros, actividad profesional, más allá de lo que hacíamos en la cámara. No hay retornos, de hecho lo montos son sumamente bajos. Todavía no tuve la oportunidad todavía de explicarle todo al fiscal, es una maniobra burda para ensuciar y desprestigiar. De hecho, ni siquiera mencionan mi actividad profesional ni comercial por fuera de mi trabajo en el senado”.

Se investiga también el rol de otros contratados, incluidauna concejal de Mar del Plata que habría sido contratada en el Senado en simultáneo y habría hecho transferencias a Razimoff. Se estudian transferencias cruzadas, gastos y compras de dólares, entre otras cosas.

Yanina Arce no quedó imputada. El fiscal valoró que haya sido ella quien puso en conocimiento de la fiscalía la maniobra que hoy se investiga. También consideró que sí hacía un trabajo en Mar de Ajó y tuvo en cuenta su situación de salud.