La motosierra pasó por ANSES: Cerraron más de 60 oficinas tras el despido de 1300 empleados

Desde el viernes pasado, miles de trabajadoras y trabajadores de ANSES que cumplían funciones hace años y formaban parte de la planta permanente del organismo, fueron despedidos tras recibir un telegrama sorpresivamente en sus domicilios.

Los despidos en el organismo de la seguridad social ya superan los 1300 casos y afectan a miles de familias de todo el país.

A raíz de esta feroz política de ajuste y vaciamiento de un organismo clave para la vida de millones de argentinas y argentinos en cada etapa de la vida, ya cerraron más de 64 oficinas en todo el país. En muchas provincias, miles de personas únicamente podrán realizar trámites esenciales si cuentan con el dinero y la posibilidad de trasladarse varios kilómetros hacia las oficinas ubicadas en las grandes ciudades que, además, ya se ven colapsadas.

«Milei no solo odia al Estado, también odia a las provincias y a los trabajadores. Es cruel e inhumano, no sólo porque esos trabajadores fueron los que pusieron el cuerpo en plena pandemia, sin estar vacunados, para que la gente pudiera tener su IFE, los comerciantes el ATP, los jubilados su haber y las mamás de la AUH un ingreso para la casa, sino porque deja a miles y miles de familias a la deriva. Y toma de rehenes a las argentinas y argentinos que, por ejemplo, en el Impenetrable chaqueño, si no cuentan con más de treinta mil pesos para ir a la capital provincial, se quedan fuera del sistema o no pueden acceder a los derechos de la seguridad social, es injustificable y profundamente inhumano», expresó el secretario general de Secasfpi, Carlos Ortega.

DESPIDOS MASIVOS EN TODO EL PAÍS

En la provincia de Tucumán cerraron tres oficinas; Tucumán II, Famaillá y Bella Vista. Así como en Apolinario Saravia (Salta); en las localidades de Saujil e Icaño (Catamarca); Esquina (Corrientes); Taco Pozo, General Pinedo, Sauzalito, Barranqueras, Machagai y Fuerte Esperanza (Chaco); Comandante Andresito y Jardín América (Misiones), San Javier, Villa Ocampo, San Cristobal, Puerto General San Martín (Santa Fe); San Salvador, Federal y Feliciano (Entre Ríos), Villa Unión y La Rioja II (La Rioja); Uspallata, Luján de Cuyo y La Paz (Mendoza); Nueva Galia y Quines (San Luis); Santa Isabel, Catrilo y 25 de Mayo (La Pampa); Junín de los Andes, Aluminé, Neuquén Oeste y Centenario (Neuquén); General Conesa (Río Negro); Puerto Madryn y Sarmiento (Chubut); Piedrabuena y Perito Moreno (Santa Cruz); Río Grande (Tierra del Fuego); Brickman (Córdoba) y Chacarita (CABA).

Mientras que, en la provincia de Buenos Aires, cerraron las oficinas de Ezpeleta en Quilmes, de Fiorito en Lomas de Zamora, de Spegazzini en Ezeiza, de William Morris en Hurlingham, de Ciudad Evita y González Catán en La Matanza, de Dock Sud en Avellaneda, de Monte Chingolo en Lanús, del barrio Libertad en Merlo, de Libertador en Tres de Febrero, del Cuartel V de Moreno, de Derqui en Pilar, de Garín en Escobar, de La Emilia en San Nicolás, de Riestra en 25 de mayo, de Mar del Plata Oeste, Salliqueló, Tres Lomas, San Vicente y Boulogne.