La comitiva presidencial realiza la gira europea en avión de línea y se pondría en venta el Boeing 757

Ante la declarada emergencia económica y frente al escenario de embargos internacionales por la estatización de YPF, la administración de Javier Milei analiza la venta del Boeing 757-256 comprado por la gestión de Alberto Fernández meses antes de dejar el gobierno.

El Boeing 757-256, conocido como ARG-01, adquirido por la gestión anterior por U$S 25 millones, se encuentra inactivo en Aeroparque bajo la administración de Javier Milei. A pesar de ser el avión presidencial argentino, la actual gestión opta por medidas de austeridad y el presidente viajará en vuelos comerciales, incluso en su próxima visita a Davos y Roma.

La decisión forma parte del discurso de austeridad del Gobierno de Milei, que busca mostrar un enfoque económico y evitar lujos innecesarios. “Mientras haya varias opciones, siempre se va a elegir por la más económica”, afirma el vocero presidencial, Manuel Adorni.

Fuentes oficiales revelan que el Gobierno no descarta poner a la venta el Boeing 757, que llegó al país en mayo del año pasado. Aunque no ha cumplido ni un año en servicio, su inactividad genera gastos significativos, incluyendo inspecciones millonarias este año.

El avión, comprado a C&L Aviation Group por U$S25 millones, podría ser considerado costoso en términos de mantenimiento. Algunos funcionarios sugieren subastarlo a través de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, mientras otros piden un análisis más detenido de los costos. La decisión final recae en Javier Milei o eventualmente en la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, encargada de la flota presidencial.

En el 2024, el avión debe someterse a inspecciones generales que implicarán gastos considerables. Estos incluyen una inspección mayor de U$S 2 millones, mantenimiento del Boeing por U$S 100,000, inspecciones menores por U$S 700,000, y otros gastos, como vuelos periódicos para mantenerlo operativo.

Además, se contempla una posible reparación del sistema de Wifi del avión, lo que podría costar otro millón de dólares. Para la inspección mayor, el avión deberá viajar a Estados Unidos o México.

Fuente: TN y Perfil