Kicillof sorprende y cuestiona el sistema arbitrario de coparticipación de los fondos federales

El gobernador bonaerense compartió una columna de opinión que escribió junto al ministro de Economía Pablo López sobre la actual ley coparticipativa, a la que la calificó como «una de las principales asignaturas pendientes de nuestro federalismo».

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, publicó este domingo «arbitrario» un artículo de opinión en el portal de noticias Infobae y, sin recordar que el fue ministro de Economía de un gobierno reciente, y sin recordar que partició de varios gobiernos en los últimos 20 años, criticó duramente el sistema de coparticipación de impuestos a las provincias, evaluó que es «inviable» y pidió por un Estado nacional que cumpla con «las normas vigentes» para no «fundir a los argentinos».

Así lo manifiesta Kicillof en una publicación en su cuenta de la red social X -donde invita a leer el artículo-, donde señaló que «La provincia de Buenos Aires no es inviable, como muchas veces han intentado instalar en estos años. Lo que resulta inviable es este sistema arbitrario de coparticipación de impuestos».

«Las provincias necesitan de un Estado Nacional que reconozca los acuerdos federales y las normas vigentes. Pero sobre todo que las cumpla. Porque ajustar a las provincias no es atacar a ‘la casta’, es fundir a los argentinos», continuó el gobernador.

Las respuestas en las redes no tardaron en llegar y, entre apoyos y críticas, fueron muchos los que le recordaron al gobernador que fue ministro de economía de un gobierno hegemónico donde pudo haber cambiado la Ley de Coparticipación que hoy critica porque el gobierno nacional actual no le es favorable.

En la red social no dejaron pasar lo que el mismo calificó como «una de las principales asignaturas pendientes de nuestro federalismo» es en parte su responsabilidad por no haber hecho algo para cambiarla cuando tuvo la oportunidad, el poder y la capacidad de hacerlo.

En el texto que publicó y firmó junto a López, el gobernador de la provincia de Buenos Aires resalta que el artículo 75 de la Constitución Nacional determina que la distribución de recursos entre la Nación y las provincias “se efectuará en relación directa a las competencias, servicios y funciones de cada una de ellas contemplando criterios objetivos de reparto; será equitativa, solidaria y dará prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo, calidad de vida e igualdad de oportunidades en todo el territorio nacional.”

El artículo sostiene que la Ley de Coparticipación vigente «es anterior a la sanción de la Constitución de 1994 y no cumple con este mandato. Dicha Ley fue sancionada en 1987 con carácter provisorio, estableciéndose coeficientes de distribución producto de una negociación política, a diferencia de la ley sancionada en 1974, que utilizaba criterios objetivos de reparto», evaluaron los funcionarios.

«La ley actual de coparticipación, cuya discusión y reforma es una de las principales asignaturas pendientes de nuestro federalismo y nuestra democracia, perjudica ostensiblemente a la Provincia de Buenos Aires. Así, desde hace décadas, nuestra provincia viene siendo discriminada y castigada en el reparto de recursos», aseveraron Kicillof y Lopez.

Al respecto, sostuvieron que «no es de extrañar que en la provincia falten rutas, falten escuelas, falten hospitales, falte seguridad. Se trata de funciones que, según nuestra Constitución, las provincias tienen que atender con sus recursos, tanto de recaudación propia, como los que provienen de la coparticipación y los restantes que también transfiere el Gobierno Nacional».

«La provincia de Buenos Aires no es inviable, como muchas veces han intentado instalar en estos años. Lo que resulta inviable es este sistema arbitrario de coparticipación de impuestos», subrayaron.

«Las provincias necesitan de un Estado Nacional que reconozca los acuerdos federales y las normas vigentes. Que las reconozca y, sobre todo, que las cumpla. Porque ajustar a las provincias no es atacar a “la casta”, es fundir a los argentinos», concluyeron.