Kicillof reclamó la intervención de la Corte Suprema en la relación entre la Nación y las provincias

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, reclamó la intervención de la Corte Suprema en la tensa relación entre la Nación y las provincias, y sostuvo que el Máximo Tribunal debe expedirse sobre el conflicto por el recorte de fondos instrumentado por el Gobierno.

Luego de haber oficializado los reclamos al Poder Ejecutivo y judicializado la exigencia por el Fondo de Fortalecimiento Fiscal (FOFOFI), Kicillof pidió discutir ante la Corte «todo lo que no corresponde que se apropien», incluso la constitucionalidad del Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2023, dado que considera que «no puede resolverlo la política».

«Hay que ir a la justicia, otro tanto ocurrirá con los Fondos de Seguridad Social que el Gobierno nacional tiene compromiso, y deja de pagar porque se le ocurre descarga el ajuste en gobiernos provinciales», cuestionó.

Para Kicillof, Milei representa una ideología «que nadie comprende o nadie conoce del todo» y está aplicando una «teoría descabellada y absolutamente contradictoria además de errada».

«Sostiene que quiere destruir el Estado, y ni hablar de desconocer derechos… hay cuestiones muy profundas, pero también institucionales. No es cierto que la enorme mayoría esté de acuerdo con cerrar el sistema científico, tecnológico y universitario», puntualizó.

«El plan económico de Milei, que empezó con una devaluación espantosa que se refleja en caída de ingresos y salarios va resistiendo la recaudación. En la medida que la recesión se profundice va a haber problemas de recursos en todos lados, tanto en el sector privado como en el sector público», desarrolló el mandatario provincial.

El referente del peronismo remarcó que los gobiernos deben prestar salud, educación y seguridad», y lamentó que la administración libertaria se está «desentendiendo de todos los problemas que hay».

«Hay una ausencia del Estado nacional que deserta de sus obligaciones legales. No se pueden gobernar las provincias sin un Estado nacional», denunció.

Asimismo, Kicillof sostuvo que «ponerle techo a los salarios y jubilaciones, hace caer los ingresos, la demanda, la producción, hace caer los empleos y en un marco recesivo genera un problema de sobreprecios».

En sintonía lanzó una dura advertencia: «Le transfiero toda la responsabilidad de lo que pueda pasar (si la plata no alcanza) porque es su política económica y el recorte sobre las políticas».

Por su parte, instó al Poder Ejecutivo a que intervenga los precios de los medicamentos y alimentos, y aseguró que «todo lo que han desregulado de los sectores concentrados genera aumentos desmedidos y una rentabilidad de unas poquitas empresas». «Está habiendo una transferencia de ingresos inmensa a sectores de las finanzas y ramas de la actividad», definió al respecto.

«Los sueldos públicos y privados no van a alcanzar para nada en el marco de la mano invisible que ahora dijo (el ministro de Encomia, Luis) Caputo que se les fue la mano. Eso pasa con todos los sectores y es culpa y responsabilidad del Gobierno que se tiene que encargar», diagnosticó.

En otro pasaje de la entrevista, planteó que el Presidente cree que «el Gobierno no tiene población ni territorio, que el Estado es casi metafísico o es una cuestión macroeconómica», y alertó que «las dificultades que está empezando a generar el plan económico son gravísimas».

Por último, sin diálogo con los actores de la gestión, el gobernador bonaerense desestimó la convocatoria al Pacto de Mayo, que tendrá lugar el 25 del mes en Córdoba, y concluyó: «Recorro mucho y en la provincia de Buenos Aires a nadie le importa un rábano esa cuestión».