Kicillof: el jueves se tratará endeudamiento por U$S 1.800 millones y un impuestazo de 300% del inmobiliario y 270% las patentes

El gobernador, Axel Kicillof, ingresó un pedido de endeudamiento por USD 1.800 millones y la Ley Impositiva. Además, un pedido de autorización para emitir Letras del Tesoro en pesos por USD 300 millones y una prórroga del presupuesto 2023. Las claves de los proyectos que se tratarían el jueves que viene.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, ingresó a última hora del viernes el proyecto de endeudamiento por USD 1.800 millones, una Ley Fiscal Impositiva que prevé aumentos atados a la inflación y el pedido de prórroga por dos años del paquete de leyes de emergencia económica, social, productiva y energética.

Kicillof

En paralelo, ambas Cámaras de la Legislatura bonaerense convocaron a sesionar para el próximo jueves 28 de diciembre desde las 15 horas con la intención de darle un rápido tratamiento a los proyectos que se fueron trabajando en conjunto con sectores de la oposición. Esta semana, el ministro de Economía Pablo López reunió a los legisladores de la oposición e intendentes para afinar los números y aunar criterios.

Como adelantó Diputados Bonaerenses, el paquete de leyes incluye un endeudamiento por USD 1.800 millones, una pedido de autorización para emitir Letras del Tesoro en pesos por USD 300 millones, y la prórroga del presupuesto 2023. “Es imprescindible contar con estas herramientas para llevar adelante la gestión provincial durante 2024, atender las necesidades de los sectores más vulnerables, afrontar las obligaciones de deuda, y asistir a los municipios, todo lo que constituye urgencias de máxima prioridad en el corto plazo”, señala el texto.

Además, a fin de paliar el contexto de escasez de recursos totales, el proyecto de endeudamiento contempla, entre sus disposiciones, la posibilidad de modificar los cronogramas de devolución de deuda vigentes en el marco del “Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal”.

Asimismo, el gobierno de Kicillof incorporó la solicitud de prórroga por dos años de “las emergencias en materia de seguridad pública, política y salud penitenciaria; infraestructura, hábitat, vivienda y servicios públicos; administrativa y tecnológica; y social, económica, productiva y energética, como así también la prestación de los servicios y la ejecución de los contratos a cargo del sector público”.

Dentro de las particularidades, el Gobierno bonaerense incorporó un articulado a la Ley Fiscal Impositiva para que los gravámenes puedan actualizarse de acuerdo al índice de inflación y estableció aumentos del 140% hasta del 300% para el impuesto Inmobiliario Urbano y Rural y del 145% al 270% para el automotor.

“Como durante toda la primera gestión, la Ley Impositiva le da continuidad a la premisa de dotar de mayor progresividad a la estructura tributaria, haciendo hincapié en la solidaridad de los sectores con mayor capacidad contributiva, y atendiendo especialmente la realidad de las Pymes, que son el principal factor de generación de empleo”, explicaron desde Gobernación.

Vale recordar que, como publicó este medio, las conversaciones entre el oficialismo y la oposición comenzaron el jueves pasado en la sala 30 de Diputados con un cara a cara entre el ministro López, y los jefes de bloque del PRO, Alejandro Rabinovich y Agustín Forchieri, sus pares de la UCR, Agustín Máspoli y Diego Garciarena, y los jefes comunales de Tres de Febrero, el amarillo Diego Valenzuela, y el de Rauch, el radical Maximiliano Suescún.

En este contexto, los opositores habrían exigido el pago “cash” de las “deudas consolidadas” que mantiene el Ejecutivo bonaerense con los municipios, un fondo, cuyo monto se mantiene en reserva, y la postergación de la devolución de una serie de partidas que giró la Provincia a las comunas, entre otros ítems.

Asimismo, aunque los negociadores del interbloque de Juntos calificaron la reunión como “positiva” y “sincera”, mantuvieron extremo hermetismo sobre los avances alcanzados sobre el titular de la cartera de Economía de Axel Kicillof, lo que podría dar indicios de un temprano entendimiento.