En un acto encabezado por Morales y Lousteau, la UCR celebró los 40 años de la elección de Alfonsín

La Unión Cívica Radical (UCR) celebró ayer por la tarde los 40 años de la elección que consagró a Raúl Alfonsín como presidente del regreso de la democracia con un homenaje en la Plaza Estado del Vaticano, en el centro porteño, con la presencia de Gerardo Morales y Martín Lousteau.

«40 años de Democracia. El legado de Raúl Alfonsín», fue la consiga de la convocatoria que también se replicó en plazas de todo el país para homanejear al primer presidente tras el regreso de la democracia.

El acto inició cerca de las 19 con imágenes de Alfonsín, a lo que siguió el primer discurso del dirigente radical Marcelo Stubrin, quien se refirió al escenario de balotaje y dijo que el partido «será opositor a cualquiera que gane» el 19 de noviembre.

«Rechazamos los dos peligros que ya conocimos en Argentina, ni la tentación hegemónica ni la deriva autoritaria», afirmó el senador Martín Lousteau, quien habló antes de que lo hiciera el presidente de la UCR, Gerardo Morales.

«Son días difíciles, nos toca una elección horrible pero ninguno de los desafíos que tenemos es más difícil que los que tuvo Alfonsín», añadió Lousteau.

«No nos gusta ninguno de los dos candidatos porque queremos un Estado que le brinde a la sociedad lo que necesita, no queremos ni una motosierra ni que se lo llene de militantes», sostuvo Lousteau y agregó: «Queremos una política exterior con dignidad, no queremos alineamientos automáticos ni ir corriendo atrás de regímenes autoritarios».

Al mismo tiempo, dijo que «hay muchos que se tientan con avasallar las instituciones» y añadió que «hay muchos que juegan y ponen en riesgo la convivencia democrática, usufructúan la democracia poniéndola en peligro».

El senador radical sostuvo que «nuestro partido tiene que encarar las deudas pendiente de la democracia» y agregó que «cuándo homenajeamos a nuestros próceres tenemos que seguir su legado».

«Alfonsín tuvo coraje para tener una vocación mayoritaria y tenemos que recuperar esa vocación para mostrar que podemos construir una alternativa nacional», sostuvo Lousteau.

Por otro lado, manifestó que «Alfonsín no solo fue un prócer, fue también un gran líder regional» y agregó: «Nuestros intendentes y gobernadores tienen el ejercicio de estar cerca de los ciudadanos de a pie y ese ejemplo debemos tomarlo a nivel nacional».

«Para aquellos que no están y que estuvieron codo a codo con Alfonsín luchando por la democracia, nuestro agradecimiento», sostuvo Lousteau y calificó al expresidente «como el último prócer que tiene nuestro país».

Luego, en el cierre del acto, Gerardo morales enfatizó: «No nos corre nadie. Nadie nos manda ahora. Solo manda la Unión Cívica Radical, el destino de la Unión Cívica Radical”.    

El titular del partido señaló: «Estamos actualmente frente a un desafío que tiene que ver con dos opciones que no compartimos, dos opciones que le hacen daño a la República Argentina. Hemos dicho a lo largo y ancho de la República Argentina, de nuestro país, cuando me tocó acompañar a Horacio Rodríguez Larreta como una de las opciones para gobernar nuestro país, que estamos frente al gobierno que ha destruido las expectativas del pueblo argentino, con una inflación imparable y los gremios mudos y las organizaciones sociales mirando para otro lado».

El gobernador de Jujuy se refirió a Juntos por el Cambio y señaló que «la decisión de un par de dirigentes está rompiendo y quieren llevar al espacio a otra peor opción como es la de Javier Milei».

«Tanto Sergio Massa como Javier Milei no son la mejor alternativa para la República Argentina y nos quieren llevar por un camino que no vamos a transitar, no vamos a transitar el camino del fundamentalismo, el camino de la locura, el camino del salto al vacío», indicó Morales.

A su entender, «los fundamentalismos se han disfrazado en muchas cosas y ahora está de libertario».

«Necesitamos un partido que se renueve. Y tenemos cuatro años para trabajar incansablemente, incansablemente desde el rol de oposición, revitalizando nuestros equipos, revitalizando nuestra juventud con hombres que son la expresión de la renovación. Gobernará quien gobierne y ahí estará la Unión Cívica Radical controlando, marcando el rumbo y reconstruyendo esta alternativa para cuatro años. Cuatro años pasan rápido. Lamento que el país esté en esta disyuntiva que nos va a hacer perder tiempo. Por eso tenemos que trabajar con la mayor cohesión posible, más fuerte que nunca, para ser la alternativa que gobierne la República Argentina en 2027», enfatizó.