En IDEA todos van a escuchar a este banquero, el hombre fuerte de la economía de Perú

Casi como si fuese un sueño, el 4 de octubre, el primer día del encuentro en el Sheraton Hotel de Mar del Plata, todos los oídos estarán atentos porque el panel «Dejar Atrás la Inflación: el caso Perú» tendrá como protagonista al actual -no importa cuando se escriba- Presidente del Directorio del Banco Central de Reserva del Perú, el economista Julio Velarde Flores.

Es el hombre fuerte de la economía peruana que ha logrado trascender a todos los gobiernos desde 2006 cuando fue puesto en funciones por el dos veces presidente de Perú, Alan García, y posteriormente ratificado por los 7 presidente que le precedieron.

Velarde Flores es el auténtico padre de la estabilidad monetaria del país.

De 71 años, Velarde está al mando del banco central peruano, es el cancerbero de la moneda nacional y durante su desempeño en el cargo más importante de la república, Perú a ha logrado un largo período de crecimiento económico y de baja inflación.

No importa el partido o el hombre que asuma la presidencia del Perú, ahí está Velarde para garantizar que, al menos en la política monetaria, no habrá sorpresas inesperadas que pongan en juego la estabilidad.

Claro, para sus detractores, otros economistas, ex ministros, algunos políticos, Velarde representa la ortodoxia financiera y con su manejo solo importa hacer cumplir la constitución más allá de propuestas de aumentos de impuestos, crisis del limón, aumento del gasto público, promoción de la minería o los efectos climáticos de el Niño o la Niña.

¿Por qué Julio Velarde Flores es tan importante?

Es un economista muy respetado en distintos sectores políticos y en el mundo financiero, dentro y fuera de Perú. Es el único peruano que, en un país políticamente polarizado, con un crónico 30% de pobreza

Velarde es una especie de hombre de consenso en un país polarizado y con graves dificultades económicas y sociales. y donde el cerca del 70% de los trabajadores pertenecen al mercado informal.

Más allá que hoy Perú atraviesa momentos difíciles como todos los países de la región, este economista moderado ha logrado el milagro de mantener 17 años las finanzas públicas ordenadas, un sorprendente equilibrio fiscal y, por si fuera poco, atraer inversiones en busca de economías previsibles.

El personaje

Los que lo conocen de hace mucho lo recuerdan siendo profesor en la universidad, clase tras clase y día a día, vestía siempre igual, era un fumador empedernido, siempre con un cigarrillo y en sus clases magistrales hacía gala de su «memoria enciclopédica» y un sentido del humor irónico y muy agudo.

Nació y vive en Lima y, desde hace más de 20 años, en el mismo piso 15 de un clásico edificio de Miraflores, frente al mar. No tiene hijos y nunca se casó.

En 2015 fue premiado por la revista The Banker -del Financial Times- como «Banquero Central del Año» a nivel global y como «Banquero Central de las Américas» en 2020. Desde ese año ahasta ahora supo soportar los difíciles momentos políticos y en la actualidad enfrenta algunas tímidas críticas debido a una posible entrada a una recesión debido a una fuerte baja en la tasa de crecimiento. Este año, es posible que Perú apenas crezca un 0,15 o 0,25 %, una tasa muy baja para una economía ordenada como la de Perú.

Con varios doctorados en prestigiosas universidades de los Estados Unidos y Alemania y prestigio que trasciene fronteras, la clave de la personalidad de Velarde es que su reconocida capacidad técnica genera la confianza necesaria para sostenerse al mando de una entidad fundamental para sostener la fortaleza monetaria de Perú a pesar de todo y todos.