En el Pro, quieren la Defensoría del Pueblo de Avellaneda

El presidente de la Agrupación Unidos Por Avellaneda (PRO) Walter Gutiérrez, referente de Jorge Macri, con el respaldo de organizaciones de la sociedad civil, los concejales electos de La Libertad Avanza y el espacio de Grindetti en el distrito, se metió de lleno en la discusión por la sucesión en la Defensoría del Pueblo.

“El Defensor del Pueblo está ausente, los vecinos no tienen quién los proteja, están solos, necesitan alguien responsable y que no sea un hombre del intendente como pasó en los últimos años»…»Actualmente ocupa el cargo una imagen diluida y parte de la casta de Avellaneda” manifestaron desde la agrupación.

Walter Gutiérrez, al ser consultado por la posibilidad de ser Defensor del Pueblo manifestó: «Sería un honor acompañar a los vecinos en sus reclamos ante las desigualdades que viven a diario en nuestra ciudad”.

Y continuó: “Soy consciente de que hoy existe una falta extrema de respuestas institucionales desde la Defensoría del Pueblo en la tutela de los derechos y el control de los actos de gobierno, que deberían darse de manera espontánea, más aún cuando en nuestra ciudad se profundizaron las vulneraciones a los derechos de los ciudadanos. Afectando especialmente a las personas como mujeres, niñas, niños y adolescentes, personas con discapacidad, personas mayores, personas en situación de pobreza y diversas comunidades que viven en Avellaneda».

Hilda Hurstel vocera de la agrupación y ex candidata a concejal en las últimas elecciones de Juntos por el Cambio, resaltó: «El trabajo que lleva adelante el actual Defensor del Pueblo es desastroso, se dedica a sacarse fotos con Evo Morales, hacer política partidaria con las Abuelas de Plaza de Mayo, reivindicar dictaduras como la de Venezuela y desde su posición de poder se pone a gritar contra las empresas para quedar bien con el Intendente»

Y agregó: «Abandona y cajonea las denuncias que ingresan al organismo, tristemente usa la Defensoría como pisa papeles a los reclamos de los vecinos para que no sean una piedra en el zapato del gobierno municipal, no es un buen ejemplo”.