En Diputados, Mondino participó de la conmemoración del 30° aniversario del atentado contra la AMIA

A días de que se cumplan 30 años del atentado terrorista contra la AMIA, se realizó este martes en la Cámara de Diputados un homenaje a las víctimas, en el marco de una reunión de la Comisión de Derechos Humanos y Garantías, a la que asistió la canciller Diana Mondino. La funcionaria, que no hizo uso de la palabra, permaneció hasta el final del encuentro y luego posó para una foto conjunta con los invitados y los legisladores de distintos bloques.

Al abrir la jornada, la presidenta de la comisión, Sabrina Ajmechet, expresó: “Esta conmemoración del atentado a la AMIA es extraordinaria. Nosotros en el Congreso teníamos una deuda que tiene que ver con que el atentado a la AMIA, como también lo fue el atentado a la embajada de Israel, fueron contra el pueblo argentino y que por lo tanto son temas que son necesarios traer a esta cámara”.

La diputada del Pro dijo que tras el ataque contra la embajada, “pensamos que no iba a volver a suceder y tuvimos un nuevo ataque, aún más doloroso en cantidad de víctimas, fueron 85 los muertos”. “Son 30 años en los que no hemos obtenido ni verdad, ni justicia, son deudas pendientes; queda todavía hoy la necesidad de esclarecer por completo lo que ha sucedido”, continuó.

La porteña enfatizó que “Hezbollah fue el brazo armado que llevó adelante el atentado y el responsable fue el Estado Islámico de Irán y sus altos mandos. Muchos de ellos hoy circulan libremente por el mundo y, por eso, seguimos también pidiendo justicia, como lo seguimos pidiendo por todos los vínculos argentinos que ayudaron a que se cometa el atentado”.

“Hemos pasado de la firma del Memorándum con Irán a este momento donde desde el Estado Nacional, desde el Poder Judicial, se dice abiertamente que Irán es un Estado terrorista”, destacó y aprovechó para pedirle a Mondino que “el Poder Ejecutivo declare finalmente a Hamás como organización terrorista”. “Entendemos que está la predisposición para hacerlo y están trabajando en eso”, añadió.

Uno de los relatos que se escuchó fue el de Sofía Kamplinsky de Guterman, quien perdió a su hija Andrea en el atentado. La mujer contó cómo su hija tres meses antes del hecho comenzó a tener pesadillas premonitorias, incluso una noche antes del 18 de julio, día que fue a la bolsa de trabajo de la AMIA. “Ni bien entró, estalló la bomba. La estuvimos buscando siete días”, contó.

Kamplinsky de Guterman manifestó que en estos años recorrió escuelas de todo el país dando charlas sobre lo ocurrido: “25 años sembrando semillitas de memoria, donde fui recibida con empatía, solidaridad y mucho cariño”.

“Había como un manto de encubrimiento que empezaba a tapar las cosas, que llegó a convertirse en un manto oscuro de impunidad”, lamentó, al tiempo que destacó que “el Memorándum por suerte quedó sin efecto”. “Fueron y siguen siendo muchos años de lucha. Yo le doy preponderancia a la memoria, si bien quiero que haya Justicia”, sostuvo.

Finalmente ponderó la labor hecha por el fiscal fallecido Alberto Nisman y confesó sentir “indignación porque los ideólogos y ejecutores del atentado a la AMIA van a morir como hombres libres”.

A su turno, Amós Linetzky, presidente de la AMIA, se refirió a la vida de una de las víctimas, llamada Noemí, quien “empezó a trabajar en el servicio social de AMIA y el 18 de julio no tenía que estar en el edificio, pero una amiga le pidió que la reemplace”. “(Las víctimas) no son solo números, arrancaron 85 vidas valiosísimas”, manifestó.

A su vez, valoró que los familiares “han estado 30 años reclamando sin bajar los brazos, muchos de ellos en forma organizada, muchos de forma individual, pero nos dan un ejemplo admirable”. Al mencionar la cuestión de la resiliencia, apuntó que “la AMIA de hoy no es la que era en el pasado, ha crecido mucho, ha sabido decirle no al terrorismo”.

Sin embargo, “en el Estado no se ha aprendido de estas catástrofes. El Estado no ha estado a la altura de las circunstancias”, consideró y remarcó que “la legislación argentina no es adecuada para investigar y prevenir el terrorismo”. “Necesitamos saber la verdad como sociedad y como país”, cerró.