Empresarios convocan a un cacerolazo contra el paro de la CGT

Empresarios convocaron a un cacerolazo para apoyar a Milei el mismo día del paro general de la CGT.

En las últimas horas, el comité de Pymes, Emprendedores y Productores (PEP), convocó a un cacerolazo para demostrar su apoyo al presidente, Javier Milei, en el mismo día que se llevará adelante el primer paro general convocado por la Confederación General de Trabajadores (CGT), anunciado para el 24 de enero.

Empresarios convocaron a un cacerolazo para apoyar a Milei el mismo día del paro general de la CGT.
Empresarios convocaron a un cacerolazo para apoyar a Milei el mismo día del paro general de la CGT.

De esta manera, el titular de la Unión de Emprendedores de la República Argentina, Rodolfo Llanos, declaró esta mañana que cuentan con casi 4.000 adhesiones del sector empresario de todo el país, en apoyo a la reforma laboral que impulsa el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Presidente.

Es preciso mencionar que, los empresarios comenzaron su lobby entre los parlamentarios nacionales y los jueces federales para explicar los beneficios que les trae el DNU de Milei, así como también el proyecto de Ley Ómnibus, por lo que ya se reunieron 35 legisladores.

Según el PEP, el DNU de Milei serviría “para la reconstrucción de la economía argentina”, al considerar que promueve la creación de empresas, las exportaciones de productos argentinos y la “multiplicación exponencial de fuentes de trabajo”.

En ese sentido, Llanos afirmó que “es el momento de poner en marcha el país”, a la vez que destacó que Argentina tiene la mitad de su población debajo de la pobreza y el 60% de la gente que tiene un salario registrado cobra por debajo de la línea de la pobreza”.

A su vez, el referente empresarial dijo que el PEP se comenzó a organizar por primera vez “contra la CGT y el paro convocado para el mismo día”. “Es un cacerolazo para que todo el pueblo argentino le haga entender a la CGT que se terminaron los negocios de la mafia”, insistió.

En ese sentido, Llanos consideró que, una vez puesto en marcha el capítulo laboral del DNU, suspendido por la Justicia federal, implicaría que en “el término de tres meses va a haber un millón de empleados registrados”, a la vez que aseguró que tendrían “todos los beneficios laborales”.

Por otra parte, el empresario apuntó contra la CGT, al señalar que “sus propios trabajadores son prisioneros y obligados a estar afiliados”, por lo que advirtió que “el pueblo argentino se lo va a hacer saber y ojalá que lo entiendan”.