El Presidente reafirmó la alianza estratégica con EE.UU. y anunció “una nueva doctrina de política exterior”

El presidente Javier Milei reafirmó la alianza estratégica con Estados Unidos y anunció una “una nueva doctrina de política exterior”, en el marco del acto por la firma del convenio para la incorporación del nuevo avión Hércules C-130 a la Fuerza Aérea.

Junto a la Jefa del Comando Sur, Laura Richardson, el mandatario remarcó que ambas naciones “comparten una tradición basada en la libertad, la defensa de la vida y la propiedad privada”, y que el traspaso del avión permitirá que la Argentina pueda sostener el enlace aéreo permanente con las bases antárticas y las islas del Atlántico Sur, afianzando así la presencia ininterrumpida en el Continente blanco.

En la misma línea, el jefe de Estado planteó que la nueva doctrina de política exterior tendrá eje en la alianza estratégica con el gobierno estadounidense y “la reinserción” en la agenda internacional.

“Con Estados Unidos compartimos en parte un ADN cultural común que fue plasmado por los padres fundadores de ambas naciones en nuestras primeras constituciones, una tradición que tiene en su base las ideas de la libertad, la defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada”, sostuvo.

Para Milei, «esas ideas sacaron a la inmensa mayoría de la población mundial de extrema pobreza en los últimos 250 años, convirtieron a los Estados Unidos en la potencia que es hoy y también a la Argentina de fines del siglo XIX en la potencia que supo ser».

“Extraviarnos de ese camino nos costó 100 años de fracaso y nos condenó a pasar de punta de lanza a furgón de cola de occidente, pero lo más grave es que nos condena a la miseria económica y en consecuencia a la irrelevancia en el concierto de las Naciones”, expresó, y aseguró: «Hoy enfrentamos la ardua tarea de revertir esta decadencia».

Por su parte, anunció el desarrollo de una nueva doctrina de política exterior, basada en alianzas estratégicas ancladas en una visión común del mundo que según definió se «funda en la defensa de la vida, de la libertad y de la propiedad privada, aquí y en cualquier parte del mundo”.

“Eso significa que estamos a favor de la libertad de expresión, de la libertad de culto, de la libertad de comerciar, de producir y de trabajar para todos, y en consecuencia estamos en contra de la tiranía, ya sea en la forma de opresión política, de esclavitud económica o de fanatismo religioso», subrayó.

En otro pasaje de su breve discurso, el Presidente resaltó que desde su asunción dio lugar a una nueva época de las relaciones con el mundo, signada por alianzas estratégicas con aquellos países del mundo que «defienden la causa de la Libertad”. “Nuestra Alianza con los Estados Unidos, demostrada a lo largo de estos primeros meses de gestión, es una declaración de la Argentina para el mundo”, insistió.

Además, cuestionó la política internacional bajo la administración de Alberto Fernández al plantear que tras décadas “de aislacionismo, discursos rimbombantes y pactos espurios”, la Argentina se reinsertó en el Concierto de las Naciones con intención de «volver a tomar el rol protagónico que nunca debió abandonar”.

“Esta nueva doctrina de política exterior nos permitirá promover la prosperidad económica de nuestros pueblos, requisito indispensable para garantizar la soberanía de nuestra patria”, anticipó, y completó: «Solo las Naciones prósperas pueden defender su soberanía y sólo las Naciones con economías libres que cooperan económicamente entre sí se vuelven prósperas”.