El ministro Caputo en la Bolsa de Comercio: «Estamos iniciando el proceso de negociación de un nuevo acuerdo con el FMI»

Durante su exposición en un encuentro organizado por la Fundación Mediterránea, el ministro de Economía, Luis Caputo, informó que la Argentina se encuentra iniciando «el proceso de negociación de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional». «Nos parece prudente mostrar nuestro compromiso con nuestras anclas», señaló Caputo al momento de realizar el anuncio.

La noticia coincide con la visita al país de un equipo técnico del FMI para evaluar el cumplimiento de las metas, previo a la octava revisión del programa con el objetivo de habilitar un nuevo desembolso por parte del organismo.

De todas formas, el jefe de Hacienda aclaró que dentro del organismo no hay apuro para acelerar un nuevo acuerdo a raíz de la buena recuperación de reservas desde el inicio del Gobierno de Javier Milei. Asimismo, reiteró que el organismo «está muy impresionado con los resultados» de la Argentina.

“Muchos aprovechaban para criticar que nos habíamos vuelto kirchneristas o yo en particular morenista”, comentó el ministro con tono irónico al recordar al ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y sus polémicos métodos de negociación con empresarios para mantener controlados los precios.

En ese sentido, Caputo afirmó: “Nosotros no controlamos precios, controlamos conductas. Es muy diferente”. Agregó que si las empresas tienen “una conducta no acorde, cartelista, y se prueba, se corrige”.

En primer lugar, el titular del Palacio de Hacienda sostuvo que al asumir la responsabilidad de la economía nacional, «íbamos hacia una hiperinflación garantizada y una crisis terminal». «Cuando se supo que iba a ser el ministro, tuve no pocos llamados de colegas y de políticos diciéndome ‘no agarres eso, porque vamos a una crisis garantizada y el primero siempre es el que paga los platos rotos’. Esas eran las expectativas», marcó.

Ante un auditorio lleno, el funcionario destacó la disminución gradual de la inflación y la acumulación de reservas internacionales por parte del Banco Central «Para nosotros lo más importante es garantizar esta estabilidad. Nosotros miramos el largo plazo. Para ello, no podés fallar en el corto plazo. Porque en Argentina venimos fallando en el corto plazo desde hace mucho tiempo y eso gatilla crisis que afectan el mediano y largo plazo. De ahí esa vocación tan fuerte del presidente y el equipo económico de no resignar estas anclas que algunos tratan de subestimar».

Caputo expresó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) «está muy impresionado con los resultados», que, según él, se deben no tanto a los resultados económicos en sí, sino a que «Argentina finalmente haya hecho lo que hay que hacer».

Al ser preguntado sobre cuánto tiempo tomará la recuperación de la actividad económica, que está en declive, el entrevistado destacó que «los indicadores más optimistas que podemos observar son el comienzo de la recuperación del salario real».

El salario privado registrado aumentó un 14,1% en febrero frente a una inflación del 13,2%. En marzo será similar. Las jubilaciones también han recuperado su poder adquisitivo de manera aún más marcada. Estos indicadores suelen ser un indicio de que se avecina una recuperación económica.

En relación con los empresarios presentes, el jefe de la cartera económica les transmitió un mensaje. “También depende mucho de los empresarios. Si ustedes compran en este cambio no solo con el voto sino con las acciones e invierten, la economía va a crecer. Si la economía crece, vamos a recaudar más. Y como vamos a mantener el gasto constante en términos reales, si recaudamos más vamos a tener superávit. Y si tenemos superávit, vamos a poder bajar impuestos. De eso pueden estar seguros: cada peso de superávit, esta administración, se lo va a devolver a la sociedad en baja de impuestos”, agregó. En cuanto al sistema impositivo, Caputo opinó que “parte de no tener credibilidad hace que la Argentina no tenga las mismas herramientas de política económica que los países desarrollados» y «la consecuencia inmediata de bajar impuestos no es que recaudas más al día siguiente, es que vas a tener déficit».

«Es una apuesta a mediano plazo que otros países pueden permitirse porque cuentan con financiamiento y credibilidad. Nosotros no. No podemos comprometer el equilibrio fiscal porque esa es el ancla más importante que podemos garantizar».

Y pidió a los empresarios que acompañen el proyecto e inviertan porque “la sociedad está aguantando esto». “Si ustedes también confían e invierten, esto sale”, detalló.

En otro tema, Caputo señaló que la no aprobación de la Ley Bases “no compromete en nada nuestra decisión de equilibrio fiscal», ya que cuando diseñaron el programa económico, «previmos que la ley probablemente no iba a pasar o iba a tardar en hacerlo».

«Entonces, tomamos las partidas que más o menos nos iba a permitir el equilibrio aun sin la ley. Eso nos forzó a hacer cosas que no nos hubieran gustado como subir el impuesto PAIS. Es importante que la ley pase porque muestra un soporte político porque tanto el empresariado como en el exterior, a efectos de invertir, lo miran. Claro que es importante, pero es para los argentinos y para que tengamos un mejor país a mediano plazo. Es para mejorar la calidad del ajuste fiscal» concluyó.