El Gobierno recibe por primera vez a la CGT en Casa Rosada

En medio de la presión sindical por un nuevo paro nacional, el ministro del Interior, Guillermo Francos, citó para este miércoles a las 16:00 horas, a la conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) en la Casa de Gobierno.

El encuentro será la primera reunión formal entre la cumbre cegetista y el Gobierno de Javier Milei, y tendrá como objetivo desactivar el nuevo paro general de la central obrera, que será debatido este jueves, junto a la marcha del 1° de Mayo por el Día del Trabajador.

No obstante, el cambio de actitud de la administración libertaria en la previa a la reunión del Consejo Directivo de la CGT generó suspicacias entre los jefes sindicales, que rápidamente salieron con los tapones de punta.

“Vemos que hay un cambio de gesto oportuno, pero cualquier decisión depende de la actitud del Gobierno y no de nosotros“, afirmó uno de los dirigentes que acudirá a la reunión de este miércoles en Casa Rosada.

Si bien el encuentro será a “agenda abierta”, se prevé que la discusión se concentrará en el alcance de la reforma laboral que el Ejecutivo pretende incluir en la nueva ley ómnibus, luego de que la Justicia frenará el capítulo laboral incluido en el mega decreto de necesidad y urgencia n°70/2023 (DNU).

En ese contexto, y con el objetivo de desactivar un nuevo paro general y destrabar además la aprobación de la ley ómnibus, Francos propondrá bajar dos artículos de la reforma laboral, objetados por el sindicalismo; la limitación de las cuotas solidarias y la ultraactividad de los convenios colectivos.

En concreto, la limitación de las cuotas solidarias es el recurso más eficaz para el financiamiento de los sindicatos a través de los descuentos compulsivos de una suma pactada en los convenios colectivos de trabajo, que el Poder Ejecutivo propuso que debían contar con el “consentimiento explícito” del trabajador para ser descontada.

Mientras que, la ultraactividad de los convenios colectivos, es un principio que obliga a mantener su vigencia hasta no negociar uno nuevo, algo que los sindicalistas defienden a rajatabla como una forma de “preservar los derechos de los trabajadores” y evitar una “negociación a la baja”.

Sin embargo, el mega DNU de Milei, actualmente frenado por la Justicia en lo que respecta al capítulo de reforma laboral, contemplaba que “una convención colectiva de trabajo cuyo término estuviere vencido solamente mantendrá subsistentes las normas referidas a las condiciones de trabajo establecidas en virtud de ellas (cláusulas normativas) y hasta tanto entre en vigencia una nueva convención colectiva o exista un acuerdo de partes que la prorrogue”.

En esa línea, la normativa agrega: “El resto de las cláusulas (obligacionales) podrán mantener su vigencia sólo por acuerdo de partes o por la específica prórroga dispuesta por el Poder Ejecutivo Nacional”.

Es preciso señalar que, al encuentro irían los cotitulares de la CGT; Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio), además del secretario adjunto, Andrés Rodríguez (UPCN), y dirigentes como Gerardo Martínez (UOCRA), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Jorge Sola (seguro). Dándose por descontado la ausencia de Pablo Moyano (camioneros) quien tiene una posición intransigente con el Gobierno.

Mientras que, de parte del Gobierno, asistirá además del titular de la cartera del Interior, Guillermo Francos, la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, y el secretario de Trabajo, Julio Cordero.