El gobernador de Salta criticó a Milei: «Pensé que había pasado la época del látigo y la billetera»

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, habló con Marcelo Longobardi y equipo en Esta Mañana por Radio Rivadavia, y fue duro con Javier Milei por el desfinanciamiento a las provincias:

Consultado sobre la relación del Presidente con los gobernadores, Sáenz señaló: “Venimos soportando estoicamente insultos, agravios y descalificaciones. Al menos yo me mantengo con prudencia, esperando que pase todo esto y que de una vez entendamos que el diálogo es el camino y que hay que consensuar las leyes, que hay que respetar las instituciones”.

Recordó, que hace unos días escuchó hablar a Milei sobre el liberalismo, al que definió como el respeto irrestricto al proyecto de vida del prójimo y que se basa en el principio de no agresión. “Sin embargo, en estos 60 días lo único que hemos recibido los gobernadores fueron agresiones, descalificaciones, falta de respeto. En lo personal no he contestado, porque entiendo que gobernar es muy difícil y aún más en este contexto, pero creo que debe haber una cuota de responsabilidad, madurez política y de diálogo”.

Aclaró que le preocupa la situación, no de los gobernadores en particular, sino que el castigo es hacia la gente. “El grave problema que tenemos las provincias prácticamente paralizadas. Y el mundo nos está mirando. Mira la situación en Argentina para invertir, porque tenemos lo que el mundo necesita. Y observa no solo lo económico, impositivo, sino también lo institucional, que le garantice seguridad, previsibilidad. Y hoy como está la cosa, no lo hace”.

Sobre la quita de subsidios al transporte público de pasajeros. “Este es un tema no de ahora, sino de todos los gobiernos que han subsidiado en parte el transporte, pero lo han hecho de manera inequitativa e injusta. Todo puede resolverse en un marco adecuado y en tiempos adecuados”, dijo. Y detalló: “Si se le quita a todas las provincias y no al AMBA, no es equitativo. Venimos reclamando la distribución del fondo: casi uno 80% subsidia al AMBA y el resto a todas las provincias”. Agregó que todos los argentinos tienen el mismo derecho. El problema, resaltó, es que la quita de subsidio suena a represalia. “Los salteños pagamos el boleto de colectivo tres veces más caro que en Ciudad de Buenos Aires y no tenemos otro transporte alternativo, como subte”, detalló.

Sáenz recordo el dicho popular «jodan con el colla, pero no con la alforja». Y puso de relieve: «Siempre hago referencia a este dicho entendiendo que el colla es el gobernador y la alforja es la gente, que la está pasando mal no solo con el precio del colectivo, que ahora se paga $290 y en marzo a $490, y seguro se irá a $1.000». Apuntó a que lo mismo sucede con los jubilados, con los maestros si se les quita el incentivo docente. «Son muchas cosas que están afectando a los votantes del Presidente, que confió que lo iban a pagar los delincuentes, la casta corrupta, pero en realidad la están pagando ellos».

El mandatario provincial resaltó: «Los gobernadores no somos los culpables de la recesión, de la devaluación, no somos lo que pedimos el crédito al FMI, no somos los que negociamos las formas de pago. Hay provincias como la mía, con mucho esfuerzo logramos equilibrio fiscal. Hay otras provincias que no pueden decir lo mismo, a causa de la sequía, la pandemia, la guerra y todo los que nos ha afectado», recordó.

Sáenz aventuró que «al presidente le está faltando alguien de su entorno que le recuerde que es hombre y que como tal comete errores como todos nosotros. Ya no estamos en campaña, tiene la obligación de gobernar».

Respecto a la baja de Flavia Royón de la Secretaría de Minería de Nación, aclaró que no es producto de un acuerdo político y es una pérdida para el sector minero, por su profesionalismo. “Nunca hablé con nadie del Gobierno nacional, salvo con Guillermo Franco, mientras estaba en una gira europea. Le dije que la ley tenía muchas cosas buenas. Yo había manifestado mi voluntad de acompañar, de ayudar, pero no de ser servil. No que el patrón de estancia nos tenga corriendo. No me gustan las formas. Mi jefe son los salteños”.

En cuanto al apoyo a la ley ómnibus recordó que acompañaron la votación en general. «Después algunos diputados plantearon algunos cambios, que tienen el derecho a pedirlo, a defender los derechos de la provincia, respecto a sus recursos. Había un desconcierto total. Les dijeron a nuestros legisladores que no tenían el dictamen en mano, no sabían de lo que estaban hablando».

El gobernador de Salta explicó respecto a la polémica por los fondos fiduciarios, que dependen del gobierno nacional no de los gobernadores. “Por ejemplo Salta pide un préstamo al fondo fiduciario porque tiene una emergencia. Nación determina si existe esa emergencia y presta la plata. Ahora, no te regala la plata, te la descuenta de la coparticipación con una tasa de interés que va con la inflación. O sea que no es un regalo”, detalló.

Sin embargo insistió, que sólo los maneja el gobierno nacional. “Para mí el motivo de retirar el proyecto (ley ómnibus) eran las privatizaciones y tenían miedo de perder en ese tema. Vuelvo a insistir, el camino es el diálogo. Es la democracia muchachos”, expresó.

Con información de “El Tribuno” de Salta