Después de calificar de «corrupta» a la esposa del primer ministro de España, Pedro Sánchez, Milei no pedirá disculpas al gobierno español

Javier Milei no pedirá disculpas por los dichos en su discurso, pronunciado este fin de semana en Madrid, en el cual -sin nombrarla- acusó de “corrupta” a la esposa del presidente español, Pedro Sánchez, según confirmó el vocero presidencial Manuel Adorni.

El jefe de Estado argentino sostuvo: “Las elites globales no se dan cuenta de lo destructivo que puede llegar a ser implementar las ideas del socialismo, porque lo tienen demasiado lejos, no saben qué tipo de sociedad y país pueden producir, qué calaña de gente atornillada al poder y qué niveles de abusos pueden llegar a generar. Digo… aun cuando tengas a la mujer corrupta [y se ensucie] y se tome cinco días para pensar”.

De esta forma, aunque sin mencionarla, hizo, en referencia a los presuntos casos de corrupción y tráfico de influencias que se le investigan a la primera dama, Begoña Gómez, como así también a las jornadas de reflexión que se tomó hace un mes Sánchez, argumentando ser motivo de las campañas de desprestigio.

La respuesta del gobierno español fue hacer regresar a la embajadora en la Argentina, al tiempo que el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, exigió “disculpas públicas” a Milei por sus dichos.

Allegados al primer mandatario señalaron a este medio, desde Madrid que “el Presidente no piensa disculparse”. Afirman que Milei viene sufriendo ataques personales por parte del gobierno español que se remontan a antes de que fuera elegido jefe de Estado.

Recuerdan que, durante la campaña electoral, Sánchez aseveró “frente a la estridencia, Sergio Massa representa la tolerancia y el diálogo. Ojalá gane Massa, no gane Milei”. La vicepresidente segunda, Yolanda Díaz afirmó “Libertad … no es comprar ni vender órganos como hace el candidato que ustedes defienden en Argentina, el señor Milei.»

Más recientemente, el ministro de transporte español, Óscar Puente, dijo “hay gente muy mala que siendo ella misma ha llegado a lo más alto. Milei por ejemplo, cuando salió no sé en qué estado previa a la ingesta de qué sustancia, salió a decir aquello de….”

La posición oficial del gobierno argentino se conoció a las 19.30 horas de este domingo, a través del vocero presidencial Manuel Adorni, quien señaló en redes sociales que “Lo trataron de odiador, de negacionista, de “ingerir sustancias”, de autoritario, de antidemocrático y de ser “gente muy mala”.

“Ojalá en algún momento reflexionen y pidan sinceras disculpas. Fin”.