De Marchi defendió a la diputada provincial Janina Ortiz y trató de «miserable» a Cornejo

De Marchi salió a defender a la ex secretaria de Gobierno de Las Heras y actual diputada, con riesgo de suspensión en la Cámara de Diputados de Mendoza.

El hoy funcionario de Javier Milei, expresó en un hilo de X/Twitter: «No se trata de Janina. Se trata de Mendoza. La provincia transita por un camino oscuro, plagado de bufones, que se arrodillan frente a quien, con resentimiento y una mísera y circunstancial cuota de poder, está arruinando la prudencia, sobriedad e institucionalidad de Mendoza», escribió.

El ex candidato a gobernador que compartió fórmula con el esposo de Ortiz, Daniel Orozco, agregó que «Janina Ortiz ya no tiene fueros, está a disposición de la Justicia como cualquier ciudadano. Sin embargo, en un echo inédito, y con sólo una denuncia sin condena, hoy pretenden suspenderla como Diputada para ofrendar su cabeza a este miserable que no tolera las disidencias».

Sin defender la inocencia de sus socios políticos, De Marchi embistió contra el gobierno de Alfredo Cornejo, siguiendo con el tema que lo obsesiona tras muchos intentos por ganar el voto: «Mientras tanto -dijo- se acumulan las denuncias en contra de funcionarios serviles y no pasa nada porque son amigos».

Formuló una fuerte acusación: «Cierto sector de la Justicia mendocina da asco. Actúan con temor y obediencia, propia de los empleados sumisos que deshonran la responsabilidad que tienen».

Después aprovechó el espacio que le abrió en la consideración pública el tema Ortiz para hablar de un montón de otros temas:

“Han usurpado la buena fama histórica de Mendoza en su provecho. El país habla de una Mendoza que ya no existe. Que de a poco, y en silencio, como se mueven las víboras, están transformando a Mendoza en Formosa, con la complicidad de aquellos que se arrastran para agradar”.

Y cerró: “Pero algún día todo termina. Ese día volverá la independencia del poder judicial, la actitud crítica del poder legislativo, la rebeldía vocacional del periodismo, la transparencia en el manejo de los dineros públicos y la integridad de los órganos de control. Es sólo tiempo”.