Crean el Semáforo de Riesgo Político en Argentina, con un análisis del primer mes del presidente Milei

En este análisis hecho por los consultores en opinión pública Daniel Ivoskus y Shila Vilker, se analiza la dinámica del primer mes de la presidencia de Javier Milei.

Y dan estos datos: «Los tercios que protagonizaron las últimas elecciones se vieron compactados por la coyuntura. Volvimos a los dos polos: de un lado está sólido el FdT mientras que del otro el oficialismo junto a sus aliados provisorios».

Tambien muestran la baja en su imagen: «Llama la atención, producto del poco tiempo que pasó de Milei en el poder, que haya una leve fuga de quienes lo apoyaron en la segunda vuelta. La evaluación del gobierno nacional o rumbo percibido del país se puede ver un pequeño porcentaje que enciende una luz de alerta».

Tambien cuentan sobre la negatividad de la sociedad: «La tristeza, el miedo y el enojo siguen siendo síntomas de la sociedad argentina. La inflación lidera las problemáticas y los argentinos son escépticos ante su solución, ya que más de la mitad no confía en que se solucionará».

Con respecto al rol de la oposición, señalan: «Si bien la coyuntura va dando lugar a la reconfiguración del mapa político, todavía no hay un opositor claro. Pero si hay espacio para uno: 7 de cada 10 votantes del FdT se sienten representados por algún político. Los símbolos y significados que caracterizan a la oposición siguen generando un sentido de pertenencia en sus adherentes».

En la parte positiva que conserva el Presidente, analizan: «La paciencia ciudadana es uno de los datos categóricos a favor de Milei y demuestra su fortaleza ante la opinión pública. «Dos años» es la temporalidad más elegida por los encuestados, sobre todo entre sus votantes y los de Patricia Bullrich.

Consideran que la foto del gabinete con la que ilustra esta nota intentó mostrar unidad y logró conseguir sus objetivos: «La foto del mes fue vista por el 96%se de los argentinos. Es interesante pensar en la potencia de su difusión y repercusión ya que no fue necesariamente foco de contenidos humorísticos como memes. Se trata de una de las imagenes mas simbólicas de la gestión Milei y el conocimiento es total. El mensaje llegó».

Identifican a la Ley Omnibus como la visualización de la grieta: «Primera batalla legislativa de Milei. El conocimiento sobre el proyecto es total en la opinión pública, 8 de cada 10, y la valoración está dividida. Por el lado de quienes están de acuerdo, hay posiciones intermedias (aprobaciones con cambios)».

Y concluyen que «La ley ómnibus presenta un dilema interesante, ya que el gobierno de Milei, para componer una mayoría, necesita contar con esas posturas blandas que rechazan el «a todo o nada». Un desafío que se le presentará durante todo su mandato».