Congreso: Ritondo pica en punta para administrar los egos desde la presidencia de la Cámara de Diputados

La excelente performance del voto a Milei en la provincia de Buenos Aires es la gran ofrenda del PRO a la presidencia que le arrebataron a Sergio Massa. El trabajo del jefe del bloque PRO Cristián Ritondo fue elogiado por el ganador y su nombre es número puesto para presidir la Cámara de Diputados.

Tras el batacazo en el balotaje del domingo, el presidente electo de La Libertad Avanza (LLA), Javier Milei, fue develando nombre a nombre a los integrantes de su futuro Gabinete, durante una entrevista con Eduardo Feinmann.

Sin embargo, uno de los puestos que se mantiene en suspenso es la Presidencia de la Cámara de Diputados, un lugar de singular trascendencia para el próximo Gobierno, ya que es allí, donde los libertarios encontrarán la mayoría de trabas, por ser minoría en ambas cámaras.

Son cada vez más los run runes que señalan al jefe del bloque PRO, Cristián Ritondo, para presidir la Cámara de Diputados. Qué otros nombres circulan.

Es que, de sumarse todos los legisladores del PRO a La Libertad AvanzaMilei contaría solo con una bancada de entre 67 y 70 diputados: 37 liberales y 30/33 del partido amarillo, mientras que, Unión por la Patria (UxPse mantendría con 105 diputados.

Por ello, a sabiendas de que tanto en la Cámara baja como en la AltaLa Libertad Avanza necesitará buscar consensos para conseguir leyes claves, como el Presupuesto 2024 y las reformas estructurales que desea el libertario, la función del presidente de Diputados será esencial para acercar posiciones entre los diferentes bloques.

En concreto, hay varios espacios provinciales que deberán decidir cuál será su futuro, si se acomodarán en algún interbloque o si seguirán siendo independientes: los 4 legisladores de Frente Renovador de la Concordia misionero, que acompañaron la boleta de Massa, formarán un bloque propio. Queda decidir el oficialismo cordobés (6 diputados), el santacruceño (2 diputados), el rionegrino (1 diputado), el neuquino (1 diputado) y el socialismo santafesino (2 diputados).

Además de los bloques provinciales, el futuro Presidente de la Cámara Baja podrá buscar alianzas en el recinto con lo que quede de Juntos por el Cambio, un espacio que terminó totalmente resquebrajado por el pacto de Macri a Milei de cara al balotaje.

En detalle, Juntos por el Cambio anhela conformar un interbloque de “centro-democrático”, que contenga entre 55 y 60 integrantes: 35 radicales; 10 del PRO cercanos a Horacio Rodríguez Larreta; 3 del espacio de Emilio Monzó y Margarita Stolbizer (que rompió vínculos con Pichetto) y los legisladores de las nuevas provincias cambiemistas, como San LuisSan Juan y Chubut.

En ese contexto, los nombres en danza para presidir la Cámara de Diputados son Miguel Ángel PichettoFlorencio Randazzo, compañero de fórmula de Juan Schiaretti, y el presidente del bloque del PROCristian Ritondo, quien este año logró revalidar como diputado en las elecciones de octubre.

No obstante, cada vez son más los runrunes que señalan al ex ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, por su papel sumamente relevante en la elección del domingo por su tarea de fiscalización.

Cristian (Ritondo) aporto 12 mil fiscales que fueron fundamentales para defender a Milei en las urnas“, afirmó uno de los negociadores entre el PRO y la cúpula libertaria e inquirió: “Sabes cuantos fiscales aportaron Pichetto y Randazzo, cero“.

Además del compromiso de fiscalización, el nombre de Ritondo fue el primero que le sugirió el expresidente y fundador del PRO, Mauricio Macrial libertario para estar al frente de la Cámara de Diputados, la noche del pacto de acassuso, tras el magro resultado de Milei en las elecciones generales.

En ese sentido, desde el entorno de Ritondo destacaron “la cintura política” que tiene el ex ministro para dialogar con todos los sectores en un contexto en donde habrá que buscar construir poder y gobernabilidad. “En tanto, que Pichetto y Randazzo nunca mostraron vocación de diálogo para construir fuera de sus espacios“, agregaron.

Por último, las mismas fuentes expusieron un punto que consideran que no es menor y es la confiabilidad de Pichetto y Randazzo. “Miguel Ángel en los últimos años se dejó llevar por intereses personales, y Florencio se pasa de bando según le convenga”, remataron.

Es preciso señalar que, en la Cámara alta la relación de fuerzas para el futuro oficialismo es aún más complicada. Con apenas siete senadores propios, a los que se le sumarían en principio tres del PRO y probablemente algunos más, que lo hicieran oscilar entre la docena y los quince senadores, la muñeca con la que tendrán que manejar esa Cámara será clave.