Escriba para buscar

En un almuerzo, se reunieron los referentes del PRO, Macri, Larreta y Bullrich y buscaron bajar la tensión interna

Noticias

En un almuerzo, se reunieron los referentes del PRO, Macri, Larreta y Bullrich y buscaron bajar la tensión interna

Compartir

En medio de la crisis interna que desató en Juntos por el Cambio el ataque “preventivo” de Elisa Carrió contra integrantes del espacio por sus supuestos nexos con Sergio Massa, el expresidente Mauricio Macri y las máximas autoridades de Pro intentaron hoy evitar la espiral de confrontación con un llamado a la unidad.

Tras un almuerzo en el restaurante Happenning, ubicado en la Costanera, la cúpula de Pro buscó dar por “finalizado el tema Carrió”, que generó pases de factura y resquemores en la fuerza. “La unidad está consolidada y todos estuvieron de acuerdo en que es el valor más importante de Juntos por el Cambio”, indicaron a través de un comunicado consensuado.

Al almuerzo asistieron el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la titular de Pro, Patricia Bullrich, Jorge Macri, Diego Santilli, Cristian Ritondo, Federico Pinedo, Fernando De Andreis, Humberto Schiavoni y Federico Angelini. María Eugenia Vidal no participó porque se encuentra en el interior del país.

“No hay discusión respecto a la conformación de la alianza”, dijo De Andreis, uno de los encargados de comunicar las conclusiones de la reunión.

Los jefes de Pro pretenden encapsular el conflicto tras la catarata de acusaciones que lanzó Carrió contra dirigentes de Juntos por el Cambio, como Bullrich, Ritondo, Rogelio Frigerio, Gerardo Morales, Gerardo Milman, Emilio Monzó y Facundo Manes, por sus presuntos vínculos con Massa, ministro de Economía.

Según el comunicado de Pro, los jefes partidarios “consensuaron moderar y bajar la intensidad de las discusiones públicas que hubo esta semana, concentrando toda la energía en los principales problemas que aquejan a la gente”.

Y también realizaron un repaso del armado territorial de Pro en todos los distritos del país. Según fuentes del espacio, Bullrich puso énfasis en la necesidad de consensuar reglas de juego para la competencia en las PASO. Por caso, hablaron de la fiscalización para una eventual interna.

Otro de los temas que se discutieron fue el rol de la Fundación Pensar, el think tank del macrismo, que trabaja en el armado del plan de gobierno para 2023. La usina de Pro volvió a convertirse en un factor de tensión entre Larreta y Bullrich. Es que en el ala dura de Pro consideran que el jefe porteño emplea a la Fundación Pensar para fortalecer su proyecto presidencial. Quieren que tenga un papel ecuánime en el armado del programa económico.

Por eso, los jefes de la fuerza acordaron que harán un seguimiento de la tarea de los equipos y que Pinedo se encargará de lograr una mayor “equilibrio” entre ambas tribus.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *