Escriba para buscar

La Coviar reunió a oficialistas y opositores para rechazar la tolerancia cero de alcohol al volante

Nación Novedades Provincias

La Coviar reunió a oficialistas y opositores para rechazar la tolerancia cero de alcohol al volante

Compartir

La Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) reunió a legisladores nacionales de Mendoza, tanto del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio en un encuentro de trabajo que se llevó a cabo en la Enoteca y que tuvo como eje central la “tolerancia cero”.

La finalidad fue dotar de herramientas a los diputados y senadores mendocinos para que, en el caso de que entre en el radar de la agenda parlamentaria del Congreso un proyecto sobre Tolerancia Cero de alcohol al volante, puedan tener argumentos suficientes para rechazarlo.

La particularidad de esta reunión de trabajo es que la temática encontró reunidos del mismo lado a Alfredo Cornejo, Mariana Juri, Jimena Latorre y Pamela Verasay (UCR), Omar de Marchi (PRO) y Marisa Uceda y Adolfo Bermejo (FdT).

En la Enoteca, los participantes escucharon a Fabián Pons, presidente del Observatorio Vial Latinoamericano. El ingeniero brindó una charla en la que desarrolló el tema acerca de la imposibilidad técnica de la tolerancia cero y la necesidad de incrementar los controles y sanciones para terminar con la problemática del “alcohol al volante”.

Ley Integral de Seguridad y Cultura Vial, el proyecto de la Coviar
La reunión se centró en la postura de la COVIAR, que señala que la tolerancia cero en el consumo de alcohol para quien conduce, en primer lugar es “inviable” y en segundo lugar perjudica y baja el consumo afectando en demasía a la industria vitivinícola, una de las principales de Mendoza.

Para los vitivinícolas, lo ideal no es apuntar a la tolerancia cero sino a un sistema sancionatorio ejemplificador que apunte a la concientización, a la prevención y al control.

Fabián Pons, quien disertó ante los diputados y senadores, afirmó a Diario UNO que la tolerancia cero es una “aberración técnica” por varias razones. Una de las principales es que los alcoholímetros no son exactos y que nuestro propio cuerpo es productor de alcohol. De ahí que la tolerancia se permitió justamente para cubrir errores en la medición.

“Nuestro espejo en Seguridad Vial es España y allá no la aplican. Tienen el máximo de 0,5 como en Argentina e incluso para conductores profesionales tienen un 0,3 por el margen de tolerancia”, indicó.

Los cuatro pilares para disminuir el consumo de alcohol al volante y los accidentes consecuencias de ello, para Pons son:

Educación
Concientización
Controles
Legislación.
“En Argentina- dice- se controla apenas al 1,4% de conductores; mientras que en España se controla al 20%”.

El control es hoy en donde los gobiernos deberían enfocarse, aporta Pons. Pero para ello es necesario que lo acompañe una estrategia, cantidad de alcoholímetros suficientes y personal capacitado. Además, es necesario que, como los alcoholímetros se descalibran, se cree una red de laboratorios para remendarlos.

Mientras que respecto de la legislación, Pons aporta que estudios en el mundo han determinado que “la gente que mata alcoholizada (en el marco de un accidente de tránsito) tiene más de un gramo de alcohol en sangre y es por eso que manejar con esa graduación ya es delito, haya o no un accidente”.

Así sucede por ejemplo en Chile, donde por aplicación de la Ley Emilia conducir con 0,8 gramo de alcohol en sangre es delito. “Lo importante es que ese conductor no mate, no castigar después de que ya lo hizo”.

La clave está en trabajar en la “prevención, en saturar de controles, sumar alcoholímetros y generar laboratorios para calibrar”, señaló el técnico invitado por la Coviar.

La intención es que este tipo de charlas con legisladores se repita en otras provincias, catalogadas o no como vitivinícolas.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *