Escriba para buscar

Tras las PASO, Juntos por el Cambio empezó con el poroteo por los números en el Congreso

PORTADA

Tras las PASO, Juntos por el Cambio empezó con el poroteo por los números en el Congreso

Compartir

Los resultados de las PASO alentaron a Juntos por el Cambio de cara a las legislativas de noviembre pero también pusieron a los partidos que integran la coalición a hacer los primeros “poroteos” en el Congreso para la pulseada que se dará después de las elecciones por el liderazgo del espacio.

La principal preocupación de la mesa nacional de la coalición que integran el PRO, la UCR y la Coalición Cívica hoy es retener los votos conseguidos entre las múltiples listas que presentaron en las PASO con el lógico objetivo de ganar las legislativas y fortalecerse en el Congreso.

No obstante, también hacen cálculos a futuro sobre cuánta influencia podrían tener figuras del PRO como Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, y de la UCR como Gerardo Morales, Martín Lousteau y Alfredo Cornejo, entre otros, quienes a su vez tienen sus propias internas.

En la Cámara de Diputados Juntos por el Cambio sumaría, en caso de que se repitan los resultados de las PASO en noviembre, 117 legisladores, entre los cuales el PRO tendría más bancas que la UCR, según los primeros cálculos.

A ese dato se agrega que el actual titular de la bancada, el radical cordobés Mario Negri, perdió con Luis Juez las PASO se su provincia por la candidatura al Senado, lo que podría afectar su estabilidad en el cargo después de noviembre.

Según deslizaron fuentes de ese espacio, la superioridad numérica del PRO y el revés que sufrió el dirigente radical podrían llevar a que el sector amarillo del interbloque impulse una renovación en la cúpula de la bancada.

Para ello, advierten, también sería necesario el acuerdo de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que seguiría representada en el interbloque por diputados como Marcela Campagnoli y Juan Manuel López, entre otros.

La interna radical entre el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales y el senador Martín Lousteau (que cruzaron varias críticas públicas durante la campaña) por el control del partido a nivel nacional podría incidir en las futuras definiciones sobre el interbloque, dado que Negri está entre los diputados que se mueven más cerca del jujeño que del economista porteño.

Según el primer borrador de la cuenta que hacen en la UCR, el bloque tendría unos 45 diputados de los cuales la amplia mayoría juega con Morales, mientras que unos 15 son aliados de Lousteau, por lo que se estima que Negri podría resistir como jefe de la bancada radical más que como titular del interbloque opositor.

Por otro lado, en el Senado, si se repiten los resultados de las PASO, el interbloque opositor tendrá 31 bancas, de las cuales se estima que serán 18 de la UCR, 9 del PRO y el resto de aliados como Roberto Basualdo y los ingresantes cordobeses Luis Juez y Carmen Álvarez y el tucumano Germán Alfaro.

Bullrich podría tener influencia en el bloque del PRO y no solo por ser la presidenta del partido, sino porque además apoyó a varias de las listas ganadoras de las primarias, por ejemplo en La Pampa y Chubut, que incorporarían a esa bancada a Victoria Huala e Ignacio Torres, respectivamente, ambos respaldados por la ex ministra.

Además, la presidenta del PRO apoyó tanto a Juez como a Alfaro en las PASO de Córdoba y Tucumán, aunque se verá después de noviembre si se incorporan al bloque del PRO en caso de que obtengan el mismo resultado que en las primarias.

Rodríguez Larreta mantiene como su representante en ese bloque a Guadalupe Tagliaferri y, en menor término, a Lousteau, quien libra su propia pulseada con Morales también en el Senado.

Con más senadores de la UCR que del PRO, el interbloque podría seguir siendo comandado por un radical como lo es hoy, con el formoseño Luis Naidenoff, pero la disputa entre Morales y Lousteau podría generar tensiones en torno al nombre.

El economista apoyó precandidatos radicales en distintas provincias y aunque no pudo contar grandes victorias en este turno, mantiene un juego propio en el Senado a donde, además, llegará el presidente de la UCR Alfredo Cornejo, quien jugó varias veces junto al economista en la vida interna del partido.

En tanto, Naidenoff responde a Morales, al igual que los jujeños Silvia Giacoppo y Mario Fiad, mientras que el posible ingreso de Carolina Losada y Dionisio Scarpin por Santa Fe podría sumarle músculo a su tropa, dado que respaldó a esa lista en las PASO contra la de Maximiliano Pullaro, hombre de Lousteau.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *