Escriba para buscar

Encuesta de Cippec, Cedyat y la UMET analiza las condiciones de trabajo de la Alta Dirección Pública en el contexto del ASPO

Noticias Novedades PORTADA

Encuesta de Cippec, Cedyat y la UMET analiza las condiciones de trabajo de la Alta Dirección Pública en el contexto del ASPO

Compartir
  • El objetivo de esta encuesta es conocer las condiciones de trabajo remoto de las y los agentes que ejercen funciones directivas en la Administración Pública Nacional entre el 20 de marzo y fines de mayo de 2020.
  • La pandemia del coronavirus llevó a gran parte de los trabajadores de Argentina a desempeñar sus tareas a la distancia. Sin embargo, el “teletrabajo” implica elementos regulatorios más robustos y condiciones mínimas para desempeñar esas tareas.
  • El propósito es analizar la relación entre recursos existentes, utilizados y deseables dentro de la administración pública en el contexto del trabajo remoto derivado de la pandemia del COVID-19, así como su impacto en la modalidad de trabajo. Para eso, buscamos identificar y sistematizar la información que permita comprender los límites, obstáculos y lecciones aprendidas.

En sus conclusiones, el estudio destaca:

• Se evidencia una alta penetración del trabajo remoto para directivos públicos (45%, sin contar asistencia parcial y licencias), que se profundiza para sus equipos de trabajo (73%). El alcance del ASPO en la APN coincide con las cifras brindadas en abril por la Secretaría de Empleo Público, en torno al 70%.


• Los encuestados, en su mayoría usan dispositivos propios para trabajar y utilizan sistemas de gestión, pero en menor medida archivos compartidos y sistemas de las áreas sustantivas.


• El nivel de capacitación para el trabajo remoto y preparación para el regreso es bajo (8% y 24% respectivamente).


• En la mayoría de los casos aumentó o se mantuvo la carga de trabajo y disminuyó su calidad.


• La brecha entre teletrabajo y trabajo remoto en la APN y particularmente en la ADP se encuentra en la superposición de tareas de cuidado y del hogar con el trabajo, la falta de capacitación específica y la falta de dispositivos provistos por el Estado para garantizar el correcto uso de los sistemas con los que gestiona.


• El espacio directivo se adaptó rápidamente. La decisión de pasar al trabajo remoto no pudo planificarse con anticipación y no contó con herramientas provistas por el Estado de forma previa.


• El segmento directivo pudo dar respuesta a la situación y generar estrategias de comunicación. Esto muestra que el segmento directivo tiene capacidad de respuesta y flexibilidad en situaciones de crisis, con los recursos existentes.


• La responsabilidad de la continuidad de la gestión queda en su mayor parte a cargo de los directivos, ya que por definición son quienes median entre lo político y lo administrativo.


• La adaptación del marco normativo y reglamentario para continuar los actos de gobierno despeja el mito de las rigideces del Estado, que respondió sin problemas para seguir con los actos administrativos.

 

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *