La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, aseguró que no se le “cruza” por la cabeza “ser Presidente”, al tiempo que cuestionó a su antecesor, Daniel Scioli, al considerar que “se condicionaba en sus decisiones y sus vínculos porque quería” llegar al Poder Ejecutivo.

“No se me cruza ser Presidente”, afirmó la mandataria provincial y resaltó que Scioli “no peleaba los fondos de la Provincia, no peleaba las obras hidráulicas o hacía cosas a corto plazo” debido a sus aspiraciones presidenciales.

En declaraciones al canal América, Vidal, que cumplió un año y cinco meses de gestión, sostuvo además que “convive” con amenazas contra su seguridad, que “no siempre se hacen públicas”.

Al respecto, la gobernadora de Cambiemos señaló que “hay una persona detenida”, un hombre que la amenazó “el año pasado y lo encontraron con una granada en su casa”.

“Ya convivimos con eso, es parte de lo que yo sabía que iba a tener que enfrentar, por eso vivo en una base militar, por eso mis hijos tienen un sistema de protección para ellos y hay un sistema de seguridad para mí”, subrayó la mandataria bonaerense.

No obstante, indicó que “el otro costado (de esa situación) es que hoy muchos policías que eran parte de la corrupción están presos”.

“Hoy hay más de 370 policías detenidos por causas de investigación que nosotros iniciamos, hay 4000 que dejaron de estar en la fuerza”, remarcó Vidal.

En el orden personal, la gobernadora provincial dijo que los hombres se le “acercan poco” luego de haberse separado el año pasado del intendente de Morón Ramiro Tagliaferro.

“Mis hijos me autorizaron (a tener novio), pero no sé cómo lo tomarían”, afirmó la referente oficialista, aunque dijo que por el momento no está “conociendo a nadie”. En ese sentido, Vidal agregó: “Es difícil hacerte el tiempo, encontrar a alguien, yo trabajo muchas horas”.