La decisión fue adoptada por los jueces de la Sala III de la Cámara Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad que revocó un fallo dictado por la jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 6, Patricia López Vergara.
La suba coincidirá con el incremento de los pasajes en colectivos y trenes anunciada la semana pasada por el Gobierno nacional.
Desde el 15 de agosto, el pasaje mínimo de colectivo saltará de $10 a $11, un mes después subirá a $12 y en octubre pasará a $13, tal como lo dispuso el Gobierno nacional.
En un comunicado, Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) informó que continuará en vigencia el sistema de tarifa escalonada para los pasajeros frecuentes: quienes realicen de 1 a 20 viajes pagarán $12,50; entre 21 y 30, $10; de 31 a 40 viajes, $8,75; y de 41 viajes en adelante, $7,50 y el Premetro costará $4.
El ajuste en subtes, que estaba frenado a partir de un recurso de amparo presentado por los legisladores porteños Myriam Bregman y Patricio del Corro, y el metrodelegado Claudio Dellecarabonara, será del 66% y afectará a 1.300.000 personas que diariamente utilizan el servicio.
“En llamativa consonancia con los tarifazos anunciados por el Gobierno nacional, la Justicia porteña dio vía libre al aumento del subte”, se quejó Bregman.
Dijo que era “una sentencia que se esperaba desde que se conocieron los aprietes del Gobierno para aplicar el tarifazo, en sintonía con el aumento del resto de los servicios”.
Del Corro se quejó de que “en un escueto fallo de apenas tres páginas rechazan la suspensión del aumento sin hacer mención ni rebatir las irregularidades del cálculo denunciadas, como los conceptos mal incluidos, de más de $600 millones”.
La tarifa no registra cambios desde octubre de 2016 y, según el cronograma dispuesto por el Gobierno porteño, la idea era subir el pasaje de $7,50 a $11 en mayo, y llevarlo $12,50 en junio.
En la última audiencia pública, las autoridades porteñas habían estimado que el valor de la tarifa técnica debería pasar a $18, cifra que surge de dividir los gastos operativos por la cantidad de pasajeros que pagan boleto y que no incluye los subsidios.
De acuerdo con los cálculos del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, las arcas de la Ciudad acumularon hasta el 15 de julio una pérdida total de $282,4 millones, y por cada día se sumaban $3,7 millones.
Hasta fines de 2011, cuando el servicio estaba en manos del Estado nacional, el boleto tenía un costo de $1,10, pero en enero de 2012 subió a $2,50, equivalente a una suba del 127%, cuando se hizo cargo el Gobierno porteño.
Desde ese momento hasta la actualidad, acumula un incremento del 581% que trepará al 1.036% desde el viernes.
SBASE informó también que el beneficio de la tarifa escalonada se complementa con la Red SUBE, el sistema a través del cual se realizan descuentos del 50% y 75% a las personas que combinen dos o más medios de transportes en el área metropolitana.
También seguirán en curso los pases para jubilados y pensionados, los pases para personas con discapacidad, el pase para personas trasplantadas y en lista de espera, y el boleto estudiantil que beneficia a estudiantes primarios y secundarios – todos ellos pueden viajar gratis-; y los abonos maestro ($270), estudiantil ($135, para alumnos de escuelas secundarias o terciarias no universitario) y social ($7 por viaje).