Los trabajadores despedidos de Fanazul iniciaron este miércoles un acampe frente a la Municipalidad local, para reclamar su reincorporación y para exigirle al intendente Hernán Bertellys que intervenga en el conflicto, ya que la planta depende del Gobierno nacional, del mismo signo político que el jefe comunal.

El acampe se produce luego de que los despedidos cortaran varias rutas que atraviesan Azul para visibilizar su reclamo.

El conflicto comenzó dos semanas atrás, luego de que Fabricaciones Militares despidiera a 219 trabajadores mediante la no renovación de contratos y dispusiera finalmente el cierre de la planta.

Según medios locales el intendente de Azul Hernán Bertellys, electo en las listas del Frente Para la Victoria para luego pasarse a Cambiemos, informó que el interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva, no va a recibir a la comitiva azuleña, entre otras cuestiones, porque como condición exige que los trabajadores dejen de lado el reclamo de la calle.

Vamos a acampar hasta que tengamos noticias favorables para volver a trabajar y que la fábrica no se cierre“, aseguró a el delegado de ATE Omar Menchaca, mientras otro delegados de ATE, Juan Cacace reafirmó que “estamos acampando en la plaza, frente al municipio, a la espera de que nos den una respuesta, que se concrete un diálogo con las autoridades nacionales o bonaerenses y la fábrica no sea cerrada“.

El último martes, el secretario general de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, había anticipado a NA que “van a tener continuidad en varios lugares del país distintos tipos de medidas de fuerza, reclamando al Gobierno y clarificando a la sociedad sobre lo que sucede“.