Actualmente, Kevorkian se desempeña como subjefe de la fuerza local y Berard como superintendente de Operaciones.
De esa manera, el comisario mayor pasará a ser la máxima autoridad, cargo que hasta el momento ejercía en forma interina el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D´Alessandro, tras la renuncia en mayo pasado de José Potocar.
“Hoy estamos dando un paso muy importante en esta etapa sacando a la calle más de 2.300 policías. Todo apunta a una misma dirección: más policías en la calle, mejor entrenados para garantizar cada vez mejor seguridad para los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires”, sostuvo el mandatario local.
A la vez, el referente del PRO anunció una reestructuración de la fuerza para lograr “más transparencia y cercanía con los vecinos, al tiempo que permitirá una mayor presencia de policías en las calles”.
“Es otro paso en nuestro plan integral de seguridad, porque aumentar la presencia policial en la calle es uno de los principales objetivos que nos planteamos”, resaltó Rodríguez Larreta.
Del total de 2.320 nuevos policías, 1.186 son cadetes que egresaron este año y 1.134 son efectivos que desempeñaban tareas administrativas, precisó la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Y agregó: “Esto va de la mano con otra medida que estamos tomando que es replantear nuestro sistema de comisarías, el cual vamos a hacer coincidir con las comunas, como debe ser, que hoy es la división política que tiene la Ciudad”.
En ese sentido, el ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, resaltó que los porteños estaban “acostumbrados a ver en las comisarías a la Policía de prevención y en las áreas centralizadas a la Policía Científica, la Policía de Investigaciones. Ahora todas esas áreas se van a descentralizar hacia los barrios en 15 dependencias, una por comuna”.