En primer término, Nuñez Carmona abandonó la cárcel federal de Ezeiza y luego fue trasladado a la sede de la Policía Federal de General Paz y Madariaga, en el barrio porteño de Villa Lugano, de donde salió a las 22:40.

“Estoy contento”, dijo el socio de Boudou en un breve contacto que mantuvo con la prensa a la salida de la Superindentencia de Investigaciones Federales y opinó que “las prisiones preventivas no están bien manejadas”.

“A Boudou lo veo muy bien, nos veíamos jugando al fútbol, los internos se ven todos…”, sostuvo, y luego agregó: “Nadie tiene ganas de estar encerrado; es una experiencia difícil pero realmente la pasamos bien”.

Núñez Carmona se benefició con la libertad gracias al fallo de la Cámara Federal y, en su caso, la obtuvo de inmediato porque no tiene impedimento alguno por otro expediente en trámite, a diferencia del ex vicepresidente, quien aún permanece en la cárcel de Ezeiza.