¿Cuánto hay en juego este domingo de agosto en la Argentina electoral de estos días? ¿Quién tiene el termómetro que permita sentir la temperatura de un electorado que vive en elecciones casi permanentes, producto de una reforma política pensada en su momento como garantía de un Partido Justicialista mutante en la búsqueda permanente del poder? ¿Cómo hará el Gobierno de Mauricio Macri para salir de encrucijadas económicas e institucionales que el destino le irá sembrando, independientemente de los resultados electorales que le depare este domingo?

Todos los interrogantes que nos podamos imaginar, deberían ser respondidos por una dirigencia política transversal muda e inestable de un país que lamentablemente ha dejado pasar oportunidades históricas relevantes en los últimos 35 años (contabilizando el período que surge desde el retorno de la democracia allá por 1983).

Podremos rescatar algún ensayo más republicano en los albores del triunfo de Alfonsín, y aún más cercano en el tiempo un 2003 que prometía fundar los cimientos de una nueva República pero que lamentablemente hundió al país en uno de los desastres institucionales más tremendos de la historia, con hechos de corrupción expuestos a simple vista y naturalizados por una gran parte de la población. Sino sería inimaginable que la ex presidenta gane o pierda este domingo mantenga aun unos 30 puntos de intención de voto.

Las intrigas que hoy develan al poder político y a parte del círculo rojo las podríamos resumir en 5 interrogantes bien concretos; valga este artículo para intentar develar las respuestas.

A. Finalmente CFK ¿Mantendrá su invicto inalterable? Ella como tal ganó siempre en todas las oportunidades donde se presentó en forma directa a las elecciones, sea en Santa Cruz, en Provincia de Buenos Aires o por Balcarce 50. Quizás el resultado de Agosto contenga una verdad a medias, CFK gane por escaso margen y le permita continuar invicta a pesar de conocer en ese preciso instante su techo (mas lo que pueda aportarle Florencio en octubre) que sí en Octubre, podrá verse sobrepasado por la actuación de Cambiemos.

B. ¿Cuánto se arriesgó Cambiemos en no jugar la Dama Carrio en Provincia y en cambio destinar a un ignoto Esteban Bullrich? El problema no es tanto su desconocimiento, sino su frio carisma y flojas actuaciones de orador. Una vez mas se demuestra que buen Ministro no significa buen candidato ni menos conductor. Así y todo quizás el voto Parroquia vuelve a hacer de las suyas y la Gobernadora, quien ya se llevó puesto a gran parte de los barones del conurbano, sienta un precedente de herida de muerte al peronismo con vistas al 2019.

C. ¿Pensó fríamente Sergio Massa en su balanza de poder y con miras a las próximas elecciones presidenciales, cuanto podía ganar presentándose a Senador? Quizás confundido con las mieles del 2013, entendió que a Cristina podía volver a ganarle con aquella arremetida final que lo consagró de manera indiscutible como el Gran Legislador que sepultó para siempre el sueño de Cristina eterna. La gran diferencia en este caso para el Baron de Tigre es que una porción muy grande de votos en su momento se los aportó lo que hoy se considera el núcleo duro del PRO en la zona norte del Gran Buenos Aires y en el interior profundo de la provincia. En sus especulaciones no obstante prevalece lo que en marketing se llama el recordatorio de marca, su nombre más allá de las alianzas coyunturales, puede serle fructífero para mantener vivo un piso de 20 puntos, nada despreciable en vistas a la pelea del 2019 y a como el PJ se reorganice.

D. ¿Es Randazzo un estadista no entendido o un disruptor que se queda sin nafta en la recta inicial? El Flaco o loco según el apodo de quien lo nombre, tiene en su haber el hecho de haberse negado a ser Candidato de CFK en la provincia en el 2015 y ahora de haberla arrinconado para que ella en su nivel de beligerancia absoluta decida cortarse por fuera del PJ en la vasta provincia de Bs As. Se sabe que el cuarto puesto es casi suyo y que salvo que orille los dos dígitos poco podrá hacer para en el 2019 intentar ser candidato ya sea en la provincia o en el binomio presidencial afín al PJ.

E. Por último, ¿Que hará el gobierno nacional el lunes con los resultados de la Provincia y a nivel nacional? Será difícil eludir las tapas de los diarios si CFK sale victoriosa por apenas décimas, no obstante eso hay una serie de resultados que el Gobierno si los pronósticos se cumplen intentará mostrar.

  • El arrasador triunfo de Carrio en Capital, y como eso lo posiciona a Larreta a futuro;
  • Las proyecciones de un incremento significativo de Senadores y diputados propios en ambas Cámaras modificando parte del mapa electoral;
  • La caída en puntos porcentuales del Cristinismo independientemente de si sale victorioso ante Bullrich y el pobre número a nivel nacional del Frente para la Victoria.

Parafraseando a Soda Stereo este no será un domingo híbrido de siempre, sino que marcará el comienzo de la agenda de los próximos 6 años de la Argentina, la moneda en el aire ya está girando…solo resta elegir porque medio seguir los resultados, nada menor en un país donde todo tiene su significado político.