“Las medidas de presión quedan levantadas a partir de las cero horas de mañana [martes]”, explicó Cruz, después de que el Congreso anulara dos polémicos artículos del código penal que penalizaba la mala praxis y que motivaron la protesta.

“Vamos a hacer un regreso ordenado a nuestros hospitales que permitan garantizar que el pueblo de Bolivia goce de sus verdaderos profesionales trabajando con esa vocación de servicio”, añadió Cruz, presidente del Colegio Médico de Bolivia, en conferencia de prensa.

Horas antes, Morales había prometido “realizar todas las acciones constitucionales y legales” a su alcance para que los ciudadanos volvieran a tener atención médica.

“Hemos cumplido con nuestra palabra” al anular los artículos referidos a la mala praxis y sus sanciones, pero “no podemos decir lo mismo de los colegios médicos que, después de ocho documentos y acuerdos firmados, siguen sin atender la salud a nuestro pueblo”, se había quejado.

El 23 de noviembre los médicos declararon paro general indefinido en rechazo del Decreto Supremo 3385 que crea la Autoridad de Fiscalización del Sistema Nacional de Salud y por la abrogación del decreto 205 del Código del Sistema Penal, promulgado el 15 de diciembre de 2017, por entender que penalizaba la profesión al sancionar la mala praxis. Los periodistas también son contrarios a las medidas por injuria, calumnia y difamación.

A los reclamos de los médicos se sumaron los transportistas, que demandaron la anulación del artículo 137 oponiéndose a las penas de homicidio culposo en caso de accidente establecidas en el Código Penal. Este lunes el sector bloqueo vías y provocó con ello la reacción de la Policía que recurrió a los gases lacrimógenos para habilitar las carreteras.

La prolongada huelga se convirtió en el catalizador del descontento social contra el gobierno de Morales y caldo de cultivo para la oposición de derecha. La Central Obrera Boliviana (COB), que agrupa a los sindicatos del país, convocó un paro el miércoles, aunque el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, vaticinó que tendrá nulo acatamiento.
El mandatario denunció a “la dirigencia médica que, aliada con sectores de la oposición, intenta llevar adelante una conspiración política antidemocrática”.
Según el gobierno, la oposición unifica el rechazo al código penal para oponerse, en el fondo, a la decisión de Morales de postularse a un cuarto mandato consecutivo, desconociendo un referendo de 2016 que rechazó en las urnas esa posibilidad. Un polémico fallo del Tribunal Constitucional le autorizó a fines de año a presentarse a las elecciones de diciembre de 2019.