Se trata de una nueva medida con el objetivo de reducir la prevalencia de las enfermedades crónicas no transmisibles en el que juega un rol sustantivo el tabaco. El objetivo del gobierno es disminuir la prevalencia del tabaquismo un 20%, según había adelantado Basso en julio de 2016.

El anuncio fue realizado en el marco de la presentación de la Conferencia Mundial de Enfermedades No Transmisibles que se desarrollará en Uruguay entre el 18 y el 20 de octubre con la presencia de 22 ministros de Salud y 380 participantes de 94 países.

En ese sentido, el presidente destacó el respaldo que Uruguay recibió de Naciones Unidas para organizar esta conferencia. “Es un reconocimiento a la tarea que los uruguayos han llevado adelante contra el tabaco”, dijo el presidente. Según Vázquez, en América Latina y el Caribe se destinan US$ 50 millones por año para combatir estas enfermedades.

El asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Guy Fones, aseguró que esta conferencia es uno de los “hitos más grandes” en el camino a entender, enfrentar y controlar las enfermedades no transmisibles. “Agradecemos la motivación y el interés personal del presidente de Uruguay”, dijo.

En tanto, el representante de la OPS/OMS en Uruguay, Giovanni Escalante, destacó que los ojos del mundo van a estar puestos en Uruguay, un país “muy grande” porque sus 3.4 millones de habitante están apostando por una mejor salud.

“Ustedes van a la rambla y la gente está haciendo ejercicio, usted va a un restaurant en Uruguay y no hay sal, usted va un lugar público cerrado y no se está fumando. Ha habido una prohibición muy efectiva para eliminar el fumar en espacios públicos”, señaló.