Cussel se expidió en el marco de las actuaciones de la CIDH remitidas desde el Superior Tribunal de Justicia y -según el escrito al que tuvo acceso el diario Jujuy al Día- basa su solicitud en que “se omitió darle legal intervención” al Ministerio Público de la Acusación ante la cautelar presentada por Sala.

Esta Fiscalía es la que está a cargo de la investigación donde Milagro Sala está imputada del delito de asociación ilícita, fraude a la administración publica y extorsión, y en la que está incluida la causa denominada “Pibes villeros”, donde se le ha dictado la prisión preventiva.

El fiscal, en el texto elevado al juez de Control 3, Gastón Mercau, solicita que se declare “la nulidad de todas las actuaciones en la presente causa que no cuenten con la legal intervención del Ministerio Público de la Acusación, peticionando que a partir de la nulidad de tales actos, cualquier decisión adopte” le sea “notificada”.

El 28 de julio pasado, la CIDH concedió la medida cautelar interpuesta a favor de Sala e instó al Estado argentino a “garantizar la vida y la integridad personal” de la líder de la Tupac Amaru, en un fallo en el que planteó la “prisión domiciliaria” como alternativa a su actual arresto en el penal de Alto Comedero.

La Comisión reclamó al Estado argentino que se adopten las “medidas necesarias a la detención preventiva, como el arresto domiciliario, o bien, que la señora Milagro Sala pueda enfrentar los procesos en libertad con medidas como la fiscalización electrónica”.

Además, le otorgó 15 días para informar de qué manera se acatará la resolución, que se conoció casi un año y medio después de que el Centro de Estudios Legales y Sociales, Amnistía Internacional y Andhes, presentaran la medida cautelar.