Los manifestantes comenzaron con el piquete cerca del mediodía y unas horas más tarde se dirigieron a la sede de la cartera que conduce Carolina Stanley, ubicada a pocos metros del emblemático monumento porteño.

La protesta generó demoras en el tránsito durante todo el mediodía en la zona del Obelisco y luego también sobre la calle Lima, entre Moreno y Belgrano, donde se encuentra el Ministerio.

A través de un comunicado, el espacio resaltó que se realizaron medidas de fuerzas similares en Tierra del Fuego, Eldorado, Mar del Plata, Resistencia, San Juan y en varios puntos más de otras once provincias.

Además, el movimiento, que es la corriente gremial del Partido Obrero, adelantó que va a adherir a las marchas convocadas para el próximo 15 de febrero por ATE y para el 21 de este mismo mes anunciada por Camioneros y apoyada por sectores de la CGT.

En este marco, reclamó “un paro activo y un plan de lucha por la reincorporación de todos los despedidos y la recuperación de todos los programas dados de baja por el Gobierno”.

“Los aumentos en los alimentos, en los combustibles, los servicios y en el transporte, sumados a una ola de miles de despidos en el Estado, en las empresas privadas y bajas en los programas sociales de trabajo del Estado, está generando una verdadera masacre social”, comentó Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero.

Para el referente de la organización, la reacción ante esta barbarie que implementa el gobierno de (Mauricio) Macri contra los trabajadores no puede esperar un minuto más”.

“Miles de trabajadores desde los obreros azucareros en el Norte, los técnicos y científicos del INTI, Fanazul con todo un pueblo apoyándolo, las movilizaciones del Hospital Posadas y el paro bancario son muestras de la voluntad de lucha de la clase obrera contra este ajuste”, consideró.