Les pido por favor a todos ustedes que no se olviden de rezar por mí“, dijo el Papa al dirigirse al pueblo argentino, cuando atravesaba por aire el territorio y poco antes de arribar a Chile para una visita de tres días que continuará en Perú.
En un breve telegrama papal dirigido al presidente Mauricio Macri señaló: “En momentos en que sobrevuelo el espacio aéreo argentino extiendo a usted mis cálidos augurios y de todo corazón envío mis mejores anhelos a todo el pueblo de mi tierra natal, asegurándoles mi cercanía y mi bendición“.
Pocos minutos después, Macri agradeció el saludo que envió el papa Francisco y, a través de su cuenta en la red social Twitter, remarcó que “la Argentina lo acompaña con el cariño y el respeto de siempre“.
En nombre de todo el pueblo argentino agradezco el saludo y la bendición de @Pontifex_es al sobrevolar nuestro país. Deseo que su visita a los hermanos de Chile y Perú sea fuente de paz, esperanza e inspiración. La Argentina lo acompaña con el cariño y el respeto de siempre“, señaló el mandatario.
El primer papa latinoamericano de la historia en casi cinco años de Pontificado ha visitado buena parte de los países que rodean su natal Argentina, entre ellos Brasil, Paraguay, Bolivia, Ecuador y Colombia.
Para su sexta visita a la región, Jorge Bergoglio volvió a evitar a su propio país, una actitud que desata interrogantes y que estaría vinculada a que su presencia podría tener un peso distinto en la Argentina, donde sus mensajes suelen ser interpretados como intervenciones políticas.
En ese marco, días atrás la Iglesia argentina debió salir a aclarar que “nadie puede hablar en nombre del Papa” Francisco y reclamó con énfasis que no se hagan “interpretaciones tendenciosas y parciales” de sus discursos y acciones porque “sólo agrandan la división entre los argentinos”.
Al respecto, el Episcopado criticó que “gran parte de los medios de comunicación” de la Argentina hayan puesto “más la atención en hechos menores e incluso identificado al Papa con determinadas figuras políticas o sociales”, pese a que algunas de esas propias figuras se ocuparon de aclarar que “no representan ni pretenden representar ni al Papa ni a la Iglesia”.
Entre sus primeras actividades en la nación trasandina, el Santo Padre tenía previsto visitar la ciudad de Temuco, en la zona sur, una región signada por los reclamos de las comunidades mapuches, conflicto que en los últimos meses también tuvo resonantes episodios del lado argentino con las muertes de Santiago Maldonado y Rafel Nahuel.
En los últimos días, el Gobierno amplió el operativo especial para “facilitar y garantizar la seguridad” del traslado de los ciudadanos argentinos que viajen a Chile con motivo de la vista que el Papa: la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) incrementó los controles a los servicios internacionales y de turismo para pasajeros; la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) realiza patrullajes preventivos, y Vialidad Nacional modificó los horarios de los pasos internacionales y restringió la circulación de camiones.