Al respecto, el autor de la iniciativa sostuvo que “con este proyecto nos estamos haciendo eco de la crisis en la que se encuentran miles de tambos en nuestra Provincia”. Y argumentó que “según datos oficiales del Ministerio de Agroindustria la producción de leche descendió un 14 por ciento en 2016, siendo la mayor caída anual de los últimos 50 años”.

En esa línea, Moccero afirmó que “el gobierno debe intervenir para que dejen de cerrar los tambos que actualmente producen a pérdida, ya que en el plano internacional el precio de la leche se desmoronó y también en el ámbito nacional el consumo interno bajó considerablemente producto de la merma de los ingresos de la población”.

Entre los fundamentos de dicha iniciativa, se tiene en cuenta un relevamiento realizado por el estudio “Agronomics Consultores” que estima que “durante el 2016 se consumieron casi 6 litros menos de leche pasteurizada por persona, mientras que el comercio exterior cayó, como consecuencia de la disminución interanual en las exportaciones lácteas, en un 40 por ciento”.

Por último, el Vicepresidente de la Comisión de Asuntos Agrarios se refirió al impacto de las condiciones climáticas en la actividad láctea. “Las recurrentes inundaciones potenciaron el declive de la industria lechera que afectan los campos provinciales generaron una baja de la producción del 15 al 20 por ciento”.