¿Qué piensa acerca del debate del Presupuesto 2017?

Para mí fue muy importante y muy alentador porque fue un debate real. En el que sabíamos que teníamos la posibilidad de influir, de cambiarlo y analizarlo. El debate en sí mismo me pareció muy importante. También deja al descubierto que el Congreso no tiene las capacidades institucionales para hacer un debate mucho más profundo. Es por eso que estamos pidiendo desde hace años la Oficina Técnica de Presupuesto del Congreso de la Nación, que al estilo de muchos países, los legisladores no debaten las cifras sino que debaten política. Yo creo que vamos en ese camino y el debate del Presupuesto 2017 fue el inicio trascendente de una mejora sustantiva en el debate del Congreso. En cuanto a las propuestas desde el Partido Socialista propusimos modificaciones en la obra pública. Para nosotros en el 2017 la prioridad debería haber sido hábitat y vivienda ya que son instrumentos de reactivación económica. Lamentablemente no tuvimos la fuerza porque no tenemos el número suficiente y no logramos el acuerdo. Lo que si logramos fue incorporar nuevas intervenciones en hábitat y mejorar las partidas necesarias para incrementar el número de familias asistidas.

¿Qué opina de la reforma electoral?

Nosotros no estamos de acuerdo con el voto electrónico. Creemos que no es un sistema seguro ni eficiente. Ese debate lo perdimos porque la mayoría optó por la Boleta Única Electrónica. De todas maneras, al margen de que no estemos de acuerdo, creemos que en conjunto la reforma electoral significa un avance ya que termina con los instrumentos que no ayudan a plasmar la voluntad del ciudadano. Además, contiene la paridad de género. Si finalmente sale la Boleta Única Electrónica los partidos políticos tenemos que prepararnos para poder fiscalizar y garantizarle al ciudadano toda la trasparencia del sistema. El hecho de que esté involucrada la Cámara Nacional Electoral es un avance en la reforma.

¿Cuál es su balance de este año legislativo en el Congreso de la Nación?

Mi balance es muy positivo porque trabajamos mucho y fue muy intenso. Creo que una Cámara de Diputados sin mayorías absolutas ayuda muchísimo a la democracia. Ojala que la ciudadanía el año que viene no le dé la mayoría automática a Cambiemos porque no le haría bien ni al partido ni a la República. Este Congreso donde todo se debate, donde todo tiene que surgir de acuerdos y de propuestas es un Congreso que mejora las leyes y trasparenta la discusión política. Considero que fue un año legislativo trascendente y que hay un cambio importante.

¿Está conforme con lo hecho hasta aquí por el Gobierno nacional?

Yo creo que no, sobre todo en los aspectos económicos. El Gobierno erró el diagnostico en cuanto a los instrumentos para poner en marcha la economía y esto es un problema serio. Van tomando medidas a prueba y error, que generan que se pierda mucho tiempo ya que hay sectores de la ciudadanía que no pueden soportar este ensayo por su nivel de ingresos. A la larga estas cosas terminan horadando la paz social y la democracia misma. Considero que el Gobierno debería haber convocado un acuerdo estratégico para el crecimiento de la economía. Es una mirada equivocada creer que las mega obras van a dar un crecimiento sostenido a la economía.

¿Cómo observa su provincia de San Fe?

Santa Fe tiene los mismos problemas que tiene el país. Es una provincia con muchos recursos que tiene actores económicos muy relevantes y que está dando pelea. Si uno toma las mediciones de las provincias del nordeste en términos de pobreza son índices mucho más preocupantes. Santa Fe está en la media nacional. En lo político-institucional está muy consolidada en un sistema donde votamos con Boleta Única hace años. Hay una cultura de lo público donde no se acepta la corrupción y es un valor de Santa Fe muy importante. Estamos convencidos de que si encontramos el paraguas macroeconómico de Nación Santa Fe va a crecer muy rápidamente.