Siempre a comienzo de año estamos en el borde del precipicio con el inicio de clases. Se anunció un nuevo paro y los chicos ya perdieron más de la mitad de los días de clase previstos para marzo.  ¿Por qué siempre llegamos a esta situación?

El tema educativo es una cosa que tiene larga data. No ha sido casual la decadencia del sistema educativo argentino. […] Acá tenías un sistema público de alto nivel de calidad, que dio tres premios Nobel en ciencia, que desde jardín de infantes hasta la universidad era público y gratuito, que fue un aspecto de movilidad social muy importante. Desde la dictadura en adelante se fue deteriorando el sistema educativo. La ley federal de educación hizo estallar el sistema educativo público porque empezó a concebirse que la educación es una mercancía más, es decir, no es un derecho social. Por lo tanto, la calidad de la mercancía va a depender del pago que vos realices. Esta es la clave que está detrás de la desintegración del sistema educativo público. De ahí en más, no hubo una reversión seria, se siguió con la misma concepción.  Incluso durante el kirchnerismo, no se tomó el toro por las astas: cuando hicieron paros, la misma Cristina Kirchner dijo “pero si trabajan cuatro horas”, lo cual es un desconocimiento total de lo que es la docencia.  La clave acá es: fuertes inversiones en infraestructura y jerarquización docente.

¿Qué opinás de la polémica frase que usó Macri al presentar los resultados de las pruebas Aprender: “caer en la escuela pública”?

El 44% de los chicos de la escuela privada presentan dificultades de comprensión y el 20% de la escuela pública. Esto te está diciendo que el 60%, incluso de la escuela privada, sale con un nivel absolutamente degradado de formación. Entonces el problema también es de las escuelas privadas. El tema acá es que tenés un presidente absolutamente impresentable. Eso es un desconocimiento de lo que fue la historia de la Argentina y un prejuicio inaceptable en un presidente, que habla de que es un tarado total. ¿Qué pasa? Le sale lo que piensa, es un lapsus linguae, pero es más de lo que piensa. Es lo mismo que pasó con los jubilados y Mirtha Legrand. Cómo serán de derecha que Mirtha Legrand parece como el Che Guevara. Esto es un poco el nivel de inconsciencia que están teniendo mientras, por una parte dicen que no pueden incrementar porque hay déficit fiscal, pero por otra parte a las empresas petroleras le fijan un precio de boca de pozo en Vaca Muerta que es un 63% más que el precio internacional […]. Esto lo hacen con una mentalidad que también dijo la vicepresidenta, que es una desorientada, que dijo que “es un ingreso que complementa los ingresos familiares”. Es de una desubicación total, pero no hay voluntad de hacerlo.

¿El problema está en los dirigentes? Porque en otros países se implementaron grandes reformas educativas, como el caso de Ecuador o Chile…

Ninguno de esos dos países tuvo el sistema educativo que tuvo la Argentina. Nuestro país era el primer país de América Latina y estaba entre los primeros a nivel mundial. En su momento, estuvo incluso por encima del propio sistema norteamericano de educación pública. El problema de Chile es que ellos vienen avanzando desde niveles muy bajos y nosotros venimos cayendo en picada desde niveles muy altos. Este es el drama de la Argentina. Mientras Chile o Ecuador van dando pasos para ver cómo mejoran, nosotros tendríamos que recuperar el nivel de hace 40 años.

Cuando Macri presentó  los resultados de las pruebas APRENDER dijo que los resultados fueron “dolorosos” y “sorprendentemente malos”.  Todos los años se discute el tema de los salarios y parece que la verdadera discusión de fondo por la educación queda desdibujada…

Exactamente. Porque no se ataca el problema de fondo que es la jerarquía docente. Esto ya lo decía Simón Rodríguez, el maestro de Bolívar: “El peor error que puede cometer una sociedad es pensar que un maestro es alguien que no tienen la jerarquía de un funcionario”. Una de las jerarquías más altas que tiene que tener una sociedad, si en serio piensa en su futuro es la jerarquía de los docentes. Esto es lo que no hacen. El docente es un pobre muerto de hambre, que va a ver si puede hacerse unos mangos. Entonces tenés en el primario una doble ocupación de ocho horas frente al curso para poder conseguir un salario digno. Esto es una locura. El problema es que no se decreta una emergencia educativa, debe haber una prioridad reflejada en el presupuesto.

Se comenta que el oficialismo enviaría antes de fin de mes un proyecto de ley que tiene, entre otras metas, asegurar 200 días de clases…

El Plan Maestro es fantástico, porque hasta el 2020 vamos a estar fenómenos. Es lo mismo que “Pobreza Cero”, son las grandes frases de marketing.

 ¿Lo ves como una meta y no como una realidad?

Exacto. La gran pregunta es qué van a hacer mañana, después de lo que significó la magnitud de la marcha docente y de darse cuenta de que esta idea de querer quebrar, porque se hacen los vivos y quieren comprar conciencias con los que no apoyan el paro o descontar a quienes no van. Hay un malestar profundo al cual no le están dando respuesta, se las están diciendo muchos y estos siguen como si nada pasara. Lo que sucede es que se vuelva en la política la deformación profesional que tengas, y estos tienen cabezas empresarias. Pero cuando sos político tenés que tener una idea del conjunto. Hay una irresponsabilidad y una ceguera, no están dándose cuenta de la realidad y eso es gravísimo.

Si bien usted es diputada, también docente e investigadora ¿cree que este proyecto mejoraría el problema?

Si, lo mejora. Pero el problema es que las dos cosas que primero hay que hacer es la extensión de la doble escolaridad, en especial en las situaciones más críticas. La amplitud de la jornada, pero con una infraestructura edilicia coherente con eso. Por ahora no se han sentado a ver los pasos por los cuales se va saliendo de esta crisis.

Años atrás fuimos un país modelo en educación, sin embargo hoy en día las estadísticas muestran que uno de cada dos chicos no termina el colegio ¿Qué impacto tiene esto a futuro?

Un futuro terrible porque tenés que el 50% de los jóvenes de 13 a 18 no han ingresado o han desertado del secundario. Y a su vez, más de la mitad de los que están en el secundario de escuelas públicas y privadas, al salir no tienen comprensión de lectura de textos ni capacidad de resolución de problemas matemáticos.
En un momento en el cual se está desplegando la revolución científico-tecnológica, donde el recurso por excelencia es el conocimiento, una de las fuentes principales de este recurso es un sistema público de alto nivel de calidad primario y secundario para el conjunto de la población. Por las características de la calificación que se necesita, el mínimo nivel educativo para conseguir un trabajo digno es un secundario completo de calidad. Dentro de 10 años, más del 75% de nuestras fuerzas de trabajo no va a estar en las condiciones mínimas requeridas para dar respuesta. Esto condena al país a ser productor de carretas cuando ya vino el ferrocarril. Es un salto cualitativo y esto hace que haya una ceguera y una irresponsabilidad muy grande porque piensan en el corto plazo. No hay una mirada estratégica que les permita vez hacia dónde vamos, las consecuencias son gravísimas para el conjunto de la sociedad.