CARGANDO

Escriba para buscar

Alberto consiguió que el Papa ayude con la renegociación de la Deuda

Noticias Novedades PORTADA

Alberto consiguió que el Papa ayude con la renegociación de la Deuda

Compartir

El encuentro duró 44 minutos y se llevó a cabo en la Biblioteca del Vaticano: la extensión llamó la atención, debido a que se había anunciado que sería de alrededor de 25 minutos, así como también porque duró exactamente el doble de tiempo que el primer contacto cara a cara entre el Sumo Pontífice y Mauricio Macri, en febrero de 2016.
En un encuentro calificado de «cordial» y «muy grata«, el mandatario aseguró que vio al Santo Padre «preocupado por el pueblo argentino y por la deuda».
«Le pedí que todo lo que pueda hacer para ayudarnos lo haga y lo va a hacer», confió el jefe de Estado en declaraciones a la prensa, al tiempo que remarcó que estuvieron «hablando de lo que pasa en la Argentina y en el mundo, escuchando sus consejos, lo mucho que hacen los curas villeros en la Argentina contra la pobreza, fue muy reconfortante».
El Presidente subrayó que Francisco fue «muy generoso en su trato y en sus palabras» y lo definió como «una figura trascendental, de la humanidad«, ante lo cual hizo hincapié en que comparten «una suerte de obsesión, que es terminar con la disputa entre los argentinos».
«La Argentina tiene que terminar sus tiempos de disputa. Los argentinos tenemos que respetarnos y terminar con la locura de no hacerlo. Es un país en el que hace mucho tiempo todo es blanco o negro, y donde el de la vereda de enfrente no merece respeto, pero no hay nadie en la vereda de enfrente, sino simplemente alguien que piensa distinto«, añadió el mandatario.
Respecto a la posibilidad de la ansiada visita del Papa, Fernández indicó: «Cuando un día me llame, yo me voy a poner a disposición».                                            En su primer encuentro el  papa Francisco utilizó su humor para romper el formalismo del encuentro que mantuvo con el presidente, ya que al recibirlo en la Biblioteca del Vaticano, el Sumo Pontífice estrechó la mano del mandatario, quien al verlo manifestó: «Santo Padre, qué gusto verlo». «Bienvenido», respondió el ex arzobispo porteño y cardenal primado de la Argentina.En ese momento, el Papa invitó a pasar a Alberto Fernández al interior de la Biblioteca del Vaticano, ante lo cual el Presidente quiso que primero ingresara Francisco.Sin embargo, el Sumo Pontífice insistió y apeló a su humor: «Primero el monaguillo». La humorada del Santo Padre despertó la sonrisa de Alberto Fernández, quien cedió e ingresó en primer lugar al interior del despacho.
Aunque se trató de una reunión privada, luego se produjo el clásico intercambio de regalos, del que participaron los miembros de la comitiva oficial la primera dama, Fabiola Yáñez; el canciller, Felipe Solá; la ministra de Justicia, Marcela Losardo; los secretarios de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y de Culto, Guillermo Olivieri; el jefe de Gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores, Guillermo Justo Chaves; y el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi.
Un libro de fotos de los bares históricos de la Ciudad de Buenos Aires, una obra realizada en telar por un grupo de trabajadores con discapacidad y una estatuilla confeccionada a mano del «Negro» Manuel, un esclavo africano que ofició de primer apóstol de la Virgen de Luján, fueron los obsequios que llevó el Presidente.
En tanto, el Santo Padre regaló al mandatario un ejemplar de su encíclica Laudato si, estampitas y crucifijos, así como también bendijo distintas objetos que llevaron los miembros de la delegación argentina.

Compartir

Comentarios de Facebook

Tags:

Dejar Comentario

avatar