CARGANDO

Escriba para buscar

Empresarios categorizaron al gobierno de Macri como el peor en materia económica

Economía Nación Noticias Novedades PORTADA

Empresarios categorizaron al gobierno de Macri como el peor en materia económica

Compartir

En una nota publicada hoy en Página 12, se toma la palabra de diversos empresarios que en un momento apoyaron el gobierno de Macri sin miramientos y se fueron desencantando al ver la falta de resultados económicos de su gestión en sus propios emprendimientos y en toda la actividad del país.

Tenemos que aprender de lo que nos pasó y tratar que no nos ocurra más”, sostuvo este martes Gustavo Grobocopatel, CEO del grupo cerealero Los Grobo, al hacer referencia a la gestión económica de Cambiemos. La frase resume el desencanto de grandes empresarios con el trabajo de Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Franco Brunetti, dueño del Frigorífico Brunetti, le escribió una carta pública a Mauricio Macri en la que aseguró que el presidente lo “defraudó” al no cumplir con la promesa de eliminar derechos de exportación a los cueros salados para terminar con la “mafia curtidora”. “Usted creó una grieta muy profunda en la industria frigorífica actual, concentró en menos de 20 empresas el futuro de la industria. Señor presidente: lo voté, le creí, invertí, me defraudó, me visitó la AFIP de parte suya”, cerró con una alusión a aprietes oficiales.

El titular de FIAT, Cristiano Rattazzi, es otro caso paradigmático. Fue hasta fiscal de mesa en las últimas elecciones por Cambiemos, pese a que un año atrás –en plena corrida cambiaria- había reconocido que “el mercado no le cree más a Mauricio Macri”. “La tasa de interés está absolutamente absurda. ¿Cómo vamos a tener tasas del 72, 73 por ciento?”, se quejó. Previo a las PASO volvió a apoyar a Macri. Después que perdió dijo que el problema del Cambiemos fue que “pensaban que todo era demasiado fácil y que el país se arreglaba un poco solo. Hicieron algunas cosas populistas. Atrasar el dólar como lo hizo Sturzenegger fue una pelotudez atómica”, afirmó el empresario italiano. Para el empresario textil Teddy Karagozian, dueño de la hilandería TN&Platex, el gobierno estaba integrado por «jóvenes imberbes que no sabían de lo que estaban hablando«.

El titular de la UIA, Miguel Acevedo, aprovechó la Conferencia Industrial sobre Construir Consensos para despacharse delante de Macri, quien esta vez sí acudió al encuentro. “Estamos finalizando un año difícil luego de un 2018 que también fue muy complejo y nuestro país se encuentra en un momento bisagra. A pesar de todo acá estamos, con la intención de revertir la situación para volver a crecer con la idea y la convicción de ser protagonistas”, en alusión a la política de desindustrialización del gobierno. En ese evento la situación fue tensa. El empresario José Urtubey, vice de la UIA y uno de los más críticos desde el inicio de la gestión, reconoció que a Macri se lo aplaudió “solo por respeto”. “Yo me retiré antes de que hable porque también tengo respeto por mí mismo”, opinó otro vice de la UIA, el santafesino Guillermo Moretti.

Este gobierno se equivocó en todos los sentidos, tuvo muchos errores, fueron muy optimistas y después lo manejaron mal”, aseguró el empresario Eduardo Costantini, quien no obstante hizo campaña a favor del macrismo hasta las PASO. Costantini, fundador del Malba y de Nordelta, entre otros emprendimientos, planteó que durante el 2018 “ha habido una enorme pérdida patrimonial en Argentina”. “Muchos dejamos de ser billonarios”, se quejó el apenas multimillonario empresario.

Otro magnate de los medios que salto del barco fue el titular del Grupo América, Daniel Vila. “Como empresario me está yendo muy mal, todos estaban mejor antes. Hoy no podemos decir que tengamos una situación personal mejor, una situación mejor que hace cuatro años”, aseguró el directivo, quien además denunció aprietes del gobierno.

“Nunca nos fue peor que con este gobierno”, se quejaba en mayo del año pasado Federico Braun, el presidente de la cadena de supermercados La Anónima y tío del ex secretario de Comercio, Miguel Braun, y del jefe de Gabinete, Marcos Peña. Según reconoció en una entrevista radial, con excepción de 2002, la situación del sector comercial no había sido tan apremiante, derivado del congelamiento del consumo por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación. El tío Braun reconoció una caída de las utilidades del 65 por ciento, algo que recrudeció con el salto de 100 por ciento del dólar de ese año. “Lo poco que poco que estamos ganando es porque mejoró la actividad de nuestros frigorí­ficos, por la exportación de carne”, aseguraba.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

avatar