CARGANDO

Escriba para buscar

Por unanimidad el Senado aprobó que se allanen los domicilios de Cristina Kirchner

Nacionales Noticias

Por unanimidad el Senado aprobó que se allanen los domicilios de Cristina Kirchner

Compartir

El dictamen en el que se autoriza al juez federal Claudio Bonadio a realizar los allanamientos fue aprobado por unanimidad con 67 votos y, según indicaron fuentes judiciales, los procedimientos en los domicilios de Río Gallegos, El Calafate y la Ciudad de Buenos Aires se realizará este jueves.
No obstante, no prosperaron las condiciones que había solicitado la senadora del FPV, como que no hubiera cámaras en los allanamientos para evitar la difusión de imágenes y que hubiera senadores presentes: hubo 47 votos a favor de dejar el dictamen como estaba y 20 a favor de incluir ese pedido.
Entre esos 20 votos, además de los nueve del bloque kirchnerista, estuvieron los de los justicialistas Eduardo Aguilar; Cristina López Valverde; Julio Catalán Magni; Omar Perotti; Mario Pais; José Ojeda; Inés Blas y José Alperovich, a quienes se agregaron el puntano Adolfo Rodríguez Saá y los progresistas Fernando Solanas y Magdalena Solari.
El discurso más esperado de la jornada fue el de Cristina Kirchner, quien cuestionó los testimonios de los empresarios y ex funcionarios que se acogieron al régimen del “arrepentido” en la causa que investiga el presunto pago de coimas en la obra pública.
Estamos conviviendo a diario con titulares donde se nos dice que el fiscal (Carlos) Stornelli, el juez Bonadio amenazan con meter presos” a empresarios, sostuvo la ex presidenta y agregó: “¿Realmente creen que los que están hablando como arrepentidos están diciendo la verdad? ¿Que la patria contratista y la cartelización de la obra pública empezó el 25 de mayo de 2003?”.
Además, remarcó que “esta es la primera vez que se va a allanar la vivienda de un senador” y afirmó que “si algo faltaba para consagrar el uso del Poder Judicial para la persecución política era esta causa”.
Según la senadora del Frente para la Victoria, hay una “utilización del Poder Judicial como un instrumento de persecución y proscripción de dirigentes populares” y se trata de una “estrategia regional”. Afirmó además que no se “arrepiente de nada” de lo que hizo en su gestión y señaló que “si algo faltaba para consagrar el uso del Poder Judicial para la persecución política era esta causa”, en referencia a la investigación sobre los cuadernos con detalles del presunto pago de coimas en la obra pública durante su gestión. “Si creen que con los Bonadios me van a hacer arrepentir… ¡No! ¡No me arrepiento de nada de lo que hice! De lo que me arrepiento es de no haber sido lo suficientemente inteligente o amplia para poder persuadir de que lo que estábamos haciendo había mejorado la situación de muchísimos argentinos y la posición del país”, señaló.

En su mensaje, que se extendió por unos 20 minutos, Cristina Kirchner denunció que hay en la Argentina una “utilización del Poder Judicial como un instrumento de persecución y proscripción de dirigentes populares” y lo comparó con lo ocurrido en Brasil con la detención del ex jefe de Estado Luiz Inacio Lula Da Silva.
Seguidamente le apuntó al Bloque Justicialista de Miguel Pichetto y afirmó: “Estas cosas no le pasan a cualquiera. Si los cualquiera votan lo que quiere el poder de turno, les votan reforma previsional, no les pasa. Estas persecuciones les pasan a los que creemos en algo y defendemos ese algo. Y yo creo en la redistribución del ingreso, en el empoderamiento de los derechos, en las universidades públicas y en el desendeudamiento”.
Dirigiéndose al rionegrino, quien fuera su jefe de bloque, agregó: “Pichetto hablaba de deterioro de la política. Se olvidó un detalle, que el que puede ser Presidente se llama Ignacio Lula Da Silva y no puede ser porque lo metieron preso. ¿Le suena senador?“.
La ex mandataria se refirió además al avance de la causa que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadio, puso en duda que los empresarios que se acogen al régimen del “arrepentido” estén diciendo la verdad en los tribunales de Comodoro Py y volvió a reclamar “una auditoría global de la obra pública” durante su gestión, “no como hizo (Javier) Iguacel, únicamente de vialidad y únicamente en Santa Cruz”.
Estamos conviviendo a diario con titulares donde se nos dice que el fiscal (Carlos) Stornelli, el juez (Claudio) Bonadio van a amenazar meter presos” a empresarios, sostuvo la ex presidenta y agregó: “¿Realmente creen que los que están hablando como arrepentidos están diciendo la verdad? ¿Que la patria contratista y la cartelización de la obra pública empezó el 25 de mayo de 2003?”.
“Gobierna Mauricio Macri, el hijo de Franco, el primo de Ángelo Calcaterra, el hermano del alma de Nicky Caputo”, señaló la ex mandataria para relacionar al Presidente con contratistas de la obra pública.
Incluso, tras cuestionar las maniobras con dólar futuro, sostuvo: “No voy a entrar en las Lebacs, en los Botes, en la entrega delictiva de reservas que hicieron. Es un escándalo y ustedes lo saben. ¡Y los procesados somos nosotros y los que luchan contra la corrupción son ustedes! Pero por favor, ¿nos tomaron a todos de estúpidos?”.
Acto seguido, Cristina Kirchner remarcó que “la gran virtud” de su gobierno fue “desendeudar al país”, de manera que Cambiemos pudo “contraer una deuda superior en dos años y medio a la que contrajo la dictadura militar en todo su gobierno” y se preguntó: “¿Donde están los más de 100 mil millones de dólares que recibimos de préstamo?” . “Manipulación descarada, humillante y grosera”.
Respecto al pedido de allanamiento a sus propiedades, la ex jefa de Estado denunció que “hay una manipulación descarada, humillante y grosera, de hostigamiento permanente” hacia su persona, e insistió: “Si creen que con esto van a hacer que cambie mis ideas o que vote lo que ustedes quieren o que me calle la boca…, no”.
“Esta es la primera vez que se va a allanar la vivienda de un senador. En 2001, con motivo del escándalo de corrupción institucional más formidable del que se tenga memoria, ni siquiera en esa oportunidad se allanó la vivienda de ningún senador. Lo que se hizo fue simplemente la inspección al despacho de un senador”, cuestionó.
Y completó: “Es lícito que haya gente que piense mal, que no me quiera. Lo que no es lícito es que quiera hacerse aparecer como que estamos ante un sistema justo, transparente y con jueces imparciales”.
En otro pasaje de su discurso, Cristina Kirchner le apuntó a la vicepresidenta Gabriela Michetti, al recordar que guardaba sobres con dinero en su placard “y nadie allanó su casa“, mientras que también se refirió al escándalo por los aportantes falsos a la última campaña electoral de Cambiemos en Buenos Aires.
En este país los empresarios le aportan a los populistas y los que cobran la AUH le aportan a ustedes. Hay dos mil ciudadanos argentinos de carne y hueso, algunos miembros de la alianza Cambiemos, que dicen que no hicieron aportes. Entonces, pregunto: ¿De dónde salieron los fondos para la campaña?“, planteó.

La ex mandataria también aludió críticamente varias veces al jefe del Bloque Justicialista, Miguel Pichetto, que votó a favor de la autorización para los allanamientos y, al momento de hablar, cuestionó la actitud de Cristina Kirchner en las últimas semanas respecto de este tema.
Inmediatamente después le tocó hablar a Pichetto, quien en primer lugar señaló: “Sería conveniente que cuando me toque hablar a mí la senadora se quede. Cuando hablé del caso brasileño hablé de Lula también. Así que recomiendo que nos escuchemos”. “Siempre hemos tenido una actitud de respeto, en lo personal y humano y a su investidura. Nunca hemos llamado traidores a nadie ni lastimado a nadie en lo personal”, agregó el rionegrino y posteriormente sentenció: “Quédese tranquila que seguramente usted va a poder ser candidata en 2019, no se haga problema”. En este sentido, ratificó su postura de rechazo a los pedidos de desafuero con prisión preventiva y le facturó la actitud que tuvo el bloque kirchnerista de diputados cuando se trató el desafuero del ex ministro Julio de Vido: “No vamos a hacer lo de la Cámara de Diputados, donde los diputados no bajaron a dar el debate”. “No hay ningún esquema de conspiración del peronismo. Toda esa pavada, esa estupidez conspirativa, no tiene ninguna dimensión“, agregó el jefe del Bloque Justicialista. Y agregó: “Creer que esto es una conspiración interna de sectores que quieren evitar que sea electa… Mire, yo he defendido el derecho del ex presidente Carlos Menem a ser candidato a senador, y lo hice en conferencia de prensa, cuando nadie lo defendía“. Además, Pichetto recordó que durante el debate de este tema en la Comisión de Asuntos Constitucionales, “el Frente de la Victoria estuvo ausente” y fueron los senadores de su bloque los que se ocuparon de colocar en el dictamen un inciso pidiéndole al juez interviniente “diligencia, prudencia y decoro”. 

Por su parte, el jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, sostuvo que el Senado “no puede extralimitarse y establecer condiciones al juez” y agregó: “O avanzamos con una actitud corporativa, con esa actitud de creernos superiores y encima condicionar al juez, o estamos a la altura de la circunstancia”.

Entre las exposiciones más fuertes estuvo la de la kirchnerista María Inés Pilatti Vergara, quien cuestionó “la forma en la que esta causa cayó en manos de Bonadio, como si estuvieran presentando un amparo”. Acá había que ir a sorteo y lo obviaron. Fue a manos de este juez que es conocido por la enemistad con la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que está denunciado por la senadora y debería haberse inhibido”, señaló la senadora chaqueña. Finalmente, en referencia a Cambiemos, agregó: “¿Ustedes creen que esto no se va a dar vuelta? ¿Que esta payasada de la que están siendo cómplices no les va a tocar a ustedes? Excavadoras, escaneos. ¿Sabés qué Bonadio? ¡Escaneate la cabeza!”.
En la vereda de enfrente, el oficialista Eduardo Costa disparó: “Yo nací en Santa Cruz. Durante 30 años el kirchnerismo gobernó mi provincia. Fueron por todo y se quedaron con todo”. Al respecto, Costa hizo un repaso detallado de distintas obras de infraestructura para la provincia patagónica adjudicadas a la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez, que se pagaron por millones de dólares pero “nunca se hicieron”. “Se robaron una obra de cloaca para un barrio de Río Gallegos.
Le dieron la obra a Lázaro Báez, la cobró y nunca la hizo. ¡Se la llevaron toda!”, expresó el senador, quien pronunció uno de los discursos más duros.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

avatar