CARGANDO

Escriba para buscar

No hubo quórum en el Senado y se cayó la sesión para habilitar el allanamiento a Cristina Kirchner

Nacionales Noticias

No hubo quórum en el Senado y se cayó la sesión para habilitar el allanamiento a Cristina Kirchner

Compartir

El tratamiento de la solicitud enviada al Senado por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa que investiga el supuesto cobro de coimas en la obra pública durante la gestión anterior tuvo así su segunda postergación luego de que el jueves pasado los senadores decidieran no tratarla debido a la llegada tardía de los fundamentos del magistrado.
Este miércoles la situación fue distinta, dado que la sesión se cayó porque la mitad de los senadores que integran la Cámara alta no bajó al recinto y si bien la mayor cantidad de ausentes se dio en el Bloque Justicialista y el Frente para la Victoria, el oficialismo tampoco logró reunir a su tropa completa.
Al momento de iniciar la sesión, había en el recinto 36 legisladores y faltaba uno sólo para el quórum, número que se hubiera alcanzado si Cambiemos, principal interesado en avanzar con el permiso para los allanamientos, hubiera contado con la presencia de Esteban Bullrich, ausente por vacaciones en Europa (lo que motivó sospechas respecto a la actitud oficialista) o de Miriam Boyadjian, justificada por motivos de salud, pero la mayor cantidad de ausencias provino del Bloque Justicialista que comanda Miguel Pichetto, al que le faltaron 16 de sus 24 senadores.
Los únicos miembros de esa bancada que bajaron al recinto fueron Pichetto; Carlos Caserio; Dalmacio Mera; Eduardo Aguilar; Carlos “Camau” Espínola; Mario Pais; Omar Perotti y Rodolfo Urtubey. Tampoco el Interbloque federal estuvo completo en su presencia y de los seis sólo asistió la mitad.
Era lógico que una sesión promovida por el oficialismo y con un bloque justicialista dividido (pero no por mitades) el bloque del kirchnerismo esperara a que los otros consiguieran quórum, ya que era de ellos la responsabilidad política de hacerlo. La estrategia del kirchnerismo consistía en esperar a que hubiera quórum para bajar al recinto y exponer su rechazo al pedido de allanamiento solicitado por Bonadio.
En cuanto a los peronistas díscolos del Interbloque Federal y las bancadas provinciales, concurrieron únicamente la neuquina Lucila Crexell, el santafesino Carlos Ruetemann, la misionera Magdalena Solari, la salteña Cristina Fiore y el porteño Fernando “Pino” Solanas.
Cuando la sesión ya estaba caída, el jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, afirmó: “Teníamos la oportunidad de enviar una señal muy fuerte a la sociedad desde la política y consistía simplemente en cumplir un oficio judicial”.
“Los senadores que no están presentes cometen un gran error.
Fortalecer al Senado requiere de fuertes gestos“, agregó el formoseño.
Por su parte, Pichetto ratificó su postura, compartida por los otros siete legisladores que se presentaron, de aprobar los allanamientos por tratarse de “una medida de prueba que no define ningún rango de responsabilidad” e insistió en el rechazo a un eventual pedido de desafuero.
Al término de la sesión, el presidente provisional del Senado y referente de Cambiemos, Federico Pinedo, le restó importancia a la ausencia de Bullrich y afirmó: “Si hubiéramos tenido uno más, hubiera habido de todas formas uno menos”.
De esta manera descargó la responsabilidad por el quórum en el peronismo, al que le atribuyó una “decisión política de no dar quórum” con el fin de “entorpecer la acción de la Justicia”. “La ex presidenta tendría que darle la llave de su departamento al juez si no tiene nada que ocultar, pero somete al Senado a esta situación”, agregó Pinedo en declaraciones a la prensa.
Por su parte, Pichetto remarcó que en su bloque hubo “la misma cantidad de ausencias que en la sesión anterior”, en referencia a la reunión del jueves, en la que sí hubo quórum pero se postergó el tratamiento.
“Yo cuando era presidente del bloque del oficialismo tenía un control muy firme de las presencias”, agregó para cargar la responsabilidad sobre el interbloque de Cambiemos.
El jefe del Bloque Justicialista sostuvo que no iba a “hablar mal” de los senadores de su bancada que decidieron no dar quórum y afirmó que “no hubo especulación” sino que muchos consideran que la medida ordenada por Bonadio es “discrecional”. No obstante, sostuvo que es “un error desde la imagen institucional del Senado no habilitar una medida de prueba” como es el allanamiento, aunque ratificó su oposición a un eventual desafuero porque “la prisión preventiva es para casos excepcionales”. Al respecto, reiteró que la normativa vigente otorga “inmunidad de arresto” pero “permite que la investigación avance, sin ningún impedimento” hasta la sentencia.
Los allanamientos a los domicilios que la senadora del Frente para la Victoria (FPV-PJ) tiene en Río Gallegos, El Calafate y la Ciudad de Buenos Aires fueron solicitados por el juez Bonadio en la causa que investiga los detalles de los cuadernos del chofer Oscar Centeno sobre el presunto pago de coimas por la obra pública a funcionarios de la gestión kirchnerista. También lo había sido allanar las oficinas pero eso fue descartado por los senadores.
De acuerdo a la Ley de Fueros (25.320) el Senado debe votar si autoriza al juez a realizar los allanamientos, una decisión que divide al Bloque Justicialista que encabeza Pichetto, del cual depende la aprobación de una iniciativa de este tipo. Igualmente, la efectividad de una medida de esta característica, se ha visto menguada por el paso del tiempo y eso ha sido señalado por el propio juez Bonadío en la nota donde lo solicita.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

avatar